quemar

(redireccionado de quemados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para quemar

Sinónimos para quemar

Ejemplos ?
Flota sobre mi espíritu el melancólico recogimiento del otoño, de sus follajes quemados y enrojecidos por el frío, de los nubarrones cobrizos y violáceos de sus crepúsculos, del olor a nidos abandonados y a cloroformo de las hojas que se desprenden de las ramas, y revolotean en el aire húmedo, bajo los rayos enfermizos del sol de octubre, que apenas las calientan, para caer al suelo y esperar allí, podridas y negras, la soledad el invierno helado y las frescas sinfonías de la primavera!
El 30 de marzo, ocho soldados fueron quemados en una celda de castigo en Fuerte Mara, Estado Zulia; dos de ellos murieron por las lesiones.
Si el adversario del chin-fú-tón era agricultor, veía quemados sus arrozales; si negociante, se veía desposeído de sus mercancías; si rico, de sus rentas; si sencillo transeúnte, de su libertad.
Aquellas cañas habían echado yemas, después se habían secado; las cañas habían echado yernas de nuevo después de que habían sido quemados en el borne semisubterráneo.
Estaban los dos quemados del sol, las uñas caireladas y las manos no muy limpias; el uno tenía una media espada, y el otro un cuchillo de cachas amarillas, que los suelen llamar vaqueros.
Cerca de él, unos jóvenes tenían en las manos asadores de cinco puntas. Quemados los muslos, probaron las entrañas; y descuartizando lo demás, atravesáronlo con pinchos, lo asaron cuidadosamente y lo retiraron del fuego.
La seguí al gabinete de lectura y la espié mucho tiempo, mientras que buscaba en las gacetas con ojos activos, quemados tiempo atrás por las lágrimas, noticias de interés poderoso y personal.
E si negare el duenno de los pennos que non fazen por tanto que iure el que tiene los pennos por cuanto iacen e sea creido. essi fueren quemados o taiados de fierro faga aquel cuyos son los pennos e iure quanto valien e tantol peche.
Moribundos, y en una gran hipérbola de magia, a una sola voz, lanzaron rayos que se veían como hipotenusas brillantísimas sobre la humanidad, pero para entonces ya dioses y faraones se habían convertido en momias. Los animales quemados por las radiaciones que alcanzaron a huir del desierto, se refugiaron en las aguas del río Nilo.
E1 piso de las casas quemados por doquier, las casas destechadas y saqueadas, muchas incendiadas, los archivos destruidos y por todas partes la desolación y la hediondez a muerte.
Siguióle un plato de ternera mechada, que Dios maldiga, y a éste otro y otros y otros; mitad traídos de la fonda, que esto basta para que excusemos hacer su elogio, mitad hechos en casa por la criada de todos los días, por una vizcaína auxiliar tomada al intento para aquella festividad y por el ama de la casa, que en semejantes ocasiones debe estar en todo, y por consiguiente suele no estar en nada. -Este plato hay que disimularle -decía ésta de unos pichones-; están un poco quemados.
Ellos se paran poco en las cosas y los hombres olvidados. Galones que tienen veinte años..., ¡quemados tal vez por las nieves de los Andes!.