ramillete


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para ramillete

ramillete de Constantinopla

Sinónimos

Ejemplos ?
Y ésta es la flor, la pobre florecilla marchita que hemos puesto en nuestro ramillete, pues ha proporcionado más alegría que la más bella del jardín de una reina.
En los años 70 cuidaba en Madrid la impresión de un libro que contenta ciento ochenta poesías, entre suyas, de su Maestro Bastidas, de un jesuita innominado y de Domínguez Camargo, que recién logró editar en 1675, en la Imprenta de Nicolás Jamares, mercader de Libros, bajo el título de "Ramillete de varias Flores poéticas, recogidas y cultivadas en los primeros abriles de sus años por el Maestro Jacinto de Evia, natural de la ciudad de Guayaquil en el reino del Perú, dedicado al Lic.
Ella hizo aquel ramillete, ella bordó aquella toca, en aquella cruz su boca puso mil besos y mil; aquella alfombra en su tiempo delante del coro estaba...
– ¿Y cuándo morirá tu padre? –dijo la séptima riendo y arrojando su ramillete de flores a don Juan con un gesto ebrio y alocado. Era una inocente jovencita acostumbrada a jugar con las cosas sagradas.
Don Juan sintió una cierta vergüenza al llegar junto al lecho de su padre moribundo conservando un ramillete de cortesana en el pecho, llevando el perfume de la fiesta y el olor del vino.
-Pos yo no le digo eso al Ecijano, que es más delicao que un ramillete y va a ser eso pa él muchito peor que la ruea de las navajas.
-Helas aquí -dijo la del cumpleaños, presentándome un magnífico ramillete compuesto de flores y frutas-, pero la compra monstruo, con grande gozo mío, no ha tenido lugar.
-¡No digas que tienes un pájaro amigo que te lo cuenta todo, porque le envenenarán el aire al pájaro!-Y salió volando el ruiseñor, y echando al aire un ramillete de arpegios.
Bovary buscaba un ochavo en el fondo de su bolsa sin parecer comprender todo lo que había para él de humillación sólo con la presencia de este hombre que permanecía a11í, como el reproche personificado de su incurable ireptitud. ¡Vaya!, ¡qué bonito ramillete tienes!
Fue y se zambulló en la fuente, y enseguida se fue a una carpintería, y se untó toldo el cuerpo de cola; fuese después a todos los pájaros, y les contó lo que le había pasado, y les pidió a cada uno una plumita, y se la iban dando; y como estaba untado de cola, se le iban pegando. Como cada pluma era de su color, se quedó el pajarito más bonito que antes, con tantos colores como un ramillete.
-Güeno, pos bien, sí - dijo, tras breves instantes de silencio, el enamorado de Rafaela - le regalé una tumbaga y un ramillete de flores.
-¡Lindo ruiseñor!-decía la cocinerita:-el emperador desea oírte cantar esta noche. -Y yo quiero cantar-le contestó el ruiseñor, soltando al aire un ramillete de arpegios.