rapar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para rapar

afeitar

Sinónimos para rapar

afeitar

Sinónimos

Ejemplos ?
Una variación del mullet que consiste en rapar la parte superior del cráneo, dejando cabello largo en la parte trasera de la cabeza, o si se es calvo dejar crecer las puntas de los mechones de cabello que se localizan a la altura de las orejas.
1785.;Etimología: Carex: nombre genérico relacionado del griego charaktós, que significa dentado, con muescas, aserrado, etc.; kárcharos, agudo, cortante, de dientes afilados, áspero; y keyro, esquilar, cortar, rapar; relacionado con las hojas cortantes que poseen estas plantas.
Sometido a juicio, Tasilón fue depuesto y condenado a muerte, pero Carlos le indultó y se contentó con hacerle rapar y recluirle en el monasterio de Jumièges.
-Y tú -añadió dirigiéndose al muchacho- vas a quedarte hoy aquí, hasta que te freguemos. Efimio -ordenó-, hay que rapar a este muchacho, enjabonarle bien la cabeza con jabón negro, mudarle.
Al fin comenzó a pasar la navaja por debajo del mentón y, aunque le resultaba muy incómodo y difícil rapar sin tener sujeto el órgano del olfato, logró vencer todos los obstáculos y terminar de afeitar ingeniándoselas para atirantar la piel con su áspero dedo pulgar apoyado unas veces en la mejilla y otras veces en la mandíbula inferior del mayor.
Liderada por Hagen. Envía cazadores de pelo a aldeas para rapar a la gente hasta que la destruye Bobobo. División H: Liderada por Mytel.
Fue en 1707 que ocurrió un tumulto en este lugar, al mandar el Alcalde Mayor azotar y rapar al gobernador de los naturales, provocando con ello una rebelión.
Durante algún tiempo el jovencito cingalés rapó barbas en medio de la calle; luego, mediante algunas monedas de plata, echó al conserje del Bazar de los Sederos, y un día se le vio instalar su sillón frente mismo a la tienda de Mahomet, y poner en hilera, sobre una mesita de cerezo, sus cortantes navajas. Los comerciantes encontraban cómodo, en la hora de la siesta, sentarse en el sillón y dejarse rapar por el hombre de la isla.
Mejor dicho (conviene ser exactos), aquel menaje de obreros habituados a la vida sórdida y angustiada, en que si no falta el pan del todo, no hay nunca de sobra; reñido con el jabón y el aseo, en la promiscuidad y estrechez del domicilio, creía firmemente que eso de rapar a los chicos es una manía de burgueses metidos a filántropos que distraen el aburrimiento inventando molestias a cambio de problemáticos beneficios.
«No hay barbero mudo, ni cantor sesudo», dice el refrán. Más tarde dijo: -En cuanto termine de rapar al fiel de fechos y al veedor, soy con su merced.
«Asomado a un balcón del convento de la Merced -dice un notable historiador contemporáneo-, se divertía en hacer subir a los pocos jóvenes elegantes que atravesaban la plazuela y les hacía rapar la cabeza, pretextando que llevaban el cabello a la republicana.
El emperador mandó poner el palacio de lujo: y resplandecían con la luz de los faroles de seda y de papel los suelos y las paredes; las rosas rojinegras estaban en los corredores y los atrios, y resonaban sin cesar, entre el bullicio del gentío, las campanillas: en el centro mismo de la sala, donde se le veía más, estaba un paral de oro, para que el ruiseñor cantase en él: y a la cocinerita le dieron permiso para que se quedase en la puerta. La corte estaba de etiqueta mayor, con siete túnicas y la cabeza acabada de rapar.