rasgar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para rasgar

desgarrar

Sinónimos

Sinónimos para rasgar

desgarrar

Sinónimos

Ejemplos ?
Era una noche de aquellas tristes, nubladas y lóbregas en que la luz de los astros rasgar no puede la atmósfera; en que un vapor se respira que en vez de aliviar sofoca, y en que la calma parece de desastres precursora.
Y...contemplando a "San Pedro", y a las lanchas que se han apostado; empieza a rasgar su guitarra; pensando que, quizás, si está enamorado.
Al fin se me han reunido las palabras y voy a revelar tantos secretos que esperaban el momento adormecidos, de rasgar con sus soñares el silencio.
No vengativo anhelaré que el cielo te condene al dolor: sé tan dichosa cual yo soy infeliz: mas no mi oído hiera jamás el nombre aborrecido de mi rival, ni de tu voz el eco torne a rasgar la ensangrentada herida de aqueste corazón: no a mirar vuelva tu celeste ademán, ni aquellos ojos, ni aquellos labios do letal ponzoña ciego bebí...
Para vestidos de lluvia tenemos un papel que es absolutamente impermeable por su superficie exterior. En cuanto a la resistencia, creo que encontrarás que este papel es tan difícil de rasgar como cualquier ropa corriente.
Cuando la musa ve llegar a la muerte cierra la puerta o levanta un plinto o pasea una urna y escribe un epitafio con mano de cera, pero en seguida vuelve a rasgar su laurel con un silencio que vacila entre dos brisas.
No fue mucha habilidad el acertar, que esta gente tiene pasacalles infusos y guitarra gratisdata. Era de ver puntear a unos y rasgar a otros.
Juzgó, pues, que este órgano, el corazón, era el que buscaba. Quiso rasgar la envoltura del corazón y abrir sus membranas. Lo consiguió, no sin trabajo y esfuerzo, después de haber puesto en el intento su mayor diligencia.
Mi amor propio sufrió involuntariamente. ¡Cuánto placer en el capullo cerrado, cuánta delicia en rasgar el velo...! Para más mortificarme, trocándose los papeles, ella misma, experta por intuición, me iba guiando a mí...
Que oculte avergonzado el varón fuerte sus heridas sin gloria, y que, de Dios malditas, rasgar podamos de la patria historia las hojas, ¡ay!, con nuestro oprobio escritas.
Helos así: brújulas humíferas, edificios de neblinas, plazas de matrices, nacimiento de las muertes, rasgar de bazucas posnatales, existencias balbucientes...
Manos que crispan sus gemidos en temblores y gritan su agonía estrellándome en murales sin contorno por su ausencia… por la ausencia sin fin que las desangra. Y manos paralíticas, modelando un amor sin horizontes, cansadas de rasgar atmósferas y teñir los aires que las ajan.