Ejemplos ?
Con este gesto pontificio, de admirable estrategia apostólica, el día Primero de Mayo, que en muchas naciones había alcanzado el carácter de Día del Obrero, quedaba santificado por la Iglesia, borrando el recelo con que muchos fieles y aún espectadores indiferentes miraban su celebración, considerándola como manifestación netamente revolucionaria contaminada de espíritu marxista.
Antes recelo que este nuestro Catón, que dio motivo a nuestra disputa, es superior a nuestro ejemplo; y, finalmente, el que ofende ha de tener mayores fuerzas que el que recibe la ofensa, pues si la maldad no puede ser más fuerte que la virtud, claro está que no podrá ser ofendido el sabio: porque sólo son malos los que intentan injuriar a los buenos, porque entre los justos siempre hay paz, y no pudiendo ser ofendido sino el inferior y el malo, lo es del bueno; y los buenos no pueden tener injuria si no es de los que no lo son, claro es que el sabio no puede ser injuriado.
Ningún habitante del territorio puede ser preso ni detenido, sino en virtud de mandamiento escrito de juez competente, previa la respectiva sumaria, excepto el caso de delito in fraganti, o fundado recelo de fuga.
Vamos, pues, donde me aguarda Celestina. TACÓN Yo recelo en los embustes que traza, que ha de ser peor tu salida, con ser tan mala tu entrada.
Yo creía, antes de leer Electra ser, en literatura, como un co- ronel de mi tierra á quien le preguntó una buena moza, dis- cípula de piano de mi contemporáneo y camarada el maestro Cadenas, si le gustaba la música, y él la contestó:— 'Señorita, toque usted sin recelo, que un veterano como yo no se asusta de nada.— Pues, amigo Altamira, la última escena del drama me hizo dar diente con diente de puro susto.
Y porque no recibáis en esto engaño, habéis de saber que las naos o nao, que para llevar al Gran Capitán habían de venir, no venían con gente de guerra, sino con mercadería muy disimuladas; y por esto recelo yo que la dicha nao nizarda, o alguna de las otras que están en el dicho puerto, deben esperar al dicho Gran Capitán; y por eso es muy necesario y conveniente que vos hagáis toda diligencia, con gran disimulación, para saber si la dicha nao nizarda es la que viene para esto, o alguna de las otras que en el dicho puerto están.
Y que viéndome salir don Luis de su cuarto mesmo, 158 no habló palabra ni hizo aun el menor movimiento, divertido con la imagen mía que vio en su reflejo: casa parece de encanto; ya me es preciso saberlo para saber si quedó de mí con algún recelo.
-Mira, Cristina -respondió Preciosa-: de lo que te has de guardar es de un hombre solo y a solas, y no de tantos juntos; porque antes el ser muchos quita el miedo y el recelo de ser ofendidas.
SANTARÉN Yo también pondré mi parte; que, en materia de embelecos, soy hijo de quien nacer hizo en una artesa berros. DON FERNANDO Si todos me dais favor, ya no dudo mi recelo.
DON DIEGO (Aparte.) Ir a casa determino de Celestina, y por que pueda entrar desconocido, iré por la puerta falsa, quizá con este motivo sabré alguna cosa y daré a mis males alivïo.98 (Vanse.) Jornada tercera – Escena V (Sale DOÑA ANA, BEATRIZ y CELESTINA.) DOÑA ANA Esto ha pasado, y a ir a casa no me he atrevido, hasta saber si mi padre sin recelo está.
Yo os prometo limitar ocasiones, de manera que ninguno en esta calle desde mañana me vea. En Madrid, hay otros barrios: Si estáis con esto contenta, mañana me mudaré tan lejos, que desvanezca vuestro recelo y mi amor.
Él, confiado en esta aprobación y séquito, salió con todos, siguiéndole los demás, no despojados de recelo; y acompañando grande cantidad de los más principales de la ciudad (como en triunfo) a Bruto, desde el Capitolio le trajeron a los Rostros.