regodeo


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para regodeo

diversión

Ejemplos ?
La moza, que lo mismo deseaba para probar la pieza que empuñaba, se convino al instante a la proposición del estudiante, y quitóse la ropa en una santiguada, y, cogiendo la paga deseada, tendióse y la metió bajo su popa, y se prestó después al regodeo de su carnal deseo; y en tanto que retoza y en ondulantes giros se alboroza, el estudiante, que acabó primero, cogió con disimulo su dinero; mas, cuando iba a marcharse, le echó menos la moza al levantarse y le dijo: -Detente, porque se me ha perdido el duro que me diste; ayúdame a buscarle.
Cual para el niño poma modorra, regodeo fue para el agua verde este casco de pino; dispersando el timón y perdiendo el arpeo me lavó de inmundicias y de manchas de vino.
Hubo el coche de pasar por la plazuela de San Agustín; pero el campanero y sus adláteres se hallarían probablemente de regodeo y lejos del nido, pues no se movió badajo en la torre.
El que espera tiene a su lado un buen compañero en el tiempo, nos dejó dicho Saavedra Fajardo en sus Empresas políticas y en glosas a unas palabras que pronunciaba con elegante y noble regodeo vuestro trasabuelo Felipe II: «yo y el tiempo contra todos».
Una noche hallábase la reina de regodeo en la casa de la cofradía, cuando de improviso se presentaron los de la cuadrilla, azotaron a su majestad y cometieron con ella desaguisados tales que volando, volando y en pocos días la llevaron al panteón.
Recreábase, con regodeo de artista, en los platos, en las salsas, en las combinaciones que a veces hasta tenía la gloria de inventar.
on Francisco de Quevedo y Villegas, hijo de sus obras, padrastro de las ajenas, hombre de bien, nacido para el mal, hijodalgo pero no señor, cofrade de la carcajada y hermano del Regodeo; mozo dado al mundo, prestado al diablo y encomendado a la carne que ha tenido y tiene, así en la corte como fuera de ella, muchos cargos de conciencia, que desciende de la casa de los Quevedos, por lo cual es de casa de solar; de calzas atacadas; rasgado de ojos y de vestido, ancho de frente y de conciencia, negro de cabello y de ventura, falto de pies y de dicha, largo de piernas y de razones, limpio de manos y de bolsa, dice: Que su hermana doña Embuste se se halla con muy buen dote librado en el diablo y que es mujer que tiene mucha vergüenza de ser su hermana.
on Francisco de Quevedo, hijo de sus obras y padrastro de las ajenas, dice: Que habiendo venido a su noticia las constituciones del cabildo del regodeo como cofrade que ha sido y es de la Carcajada y Risa...
Yo no sé ciertamente dónde se habrá visto estarse aporreando de esa manera, sin qué ni para qué. ¡Y entre literatos!, ¡Entre humanistas!, ¡Entre poetas, gente de suyo muelle y regalona, y dada a la quietud y al regodeo!
Nos, el hermano mayor del Regodeo, unánime y conforme con los cofrades de la Carcajada y Risa: salud, dineros y bobos, etcétera. A vosotras, las busconas, damas de alquiler, niñas comunes, sufridoras de trabajo, mujeres al trote, hembras mortales, recatonas del sexto, ninfas de daca y toma, vinculadas en la lujuria; lo cual, traducido en castellano, quiere decir cotorreras.
Comed, comed, hijos, que para ello se hacen las cosas buenas. Y uniendo a sus palabras el ejemplo, comía con un regodeo, que habría despertado el apetito a un muerto.
, para en una palabra aglomerar muchos sentimientos (— ¡me perdone Dios este pecado de lengua!...) — sentado aquí, olfateando el mejor aire, aire de paraíso, en verdad, aire luminoso y ligero, estriado de oro, tan buen aire sólo alguna vez cayó de la luna, ¿fue por azar o sucedió por altanero regodeo?