regresar

(redireccionado de regresábamos)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con regresábamos: regresamos
  • all
  • verbo

Sinónimos para regresar

volver

Sinónimos para regresar

devolver

Ejemplos ?
Corríamos y corríamos por los llanos y bajábamos hasta el riachuelo cercano para pescar o para cazar algún sapo entre el bullicio de nuestras risas y exclamaciones de admiración. Cuando regresábamos, la buena de mi abuelita nos tenía preparados suculentos guisos.
Después, en una confitería lujosa, tomábamos chocolate con vainilla, y saciados regresábamos en el tren de la tarde, duplicadas las energías por la satisfacción del goce proporcionado al cuerpo voluptuoso, por el dinamismo de todo lo circundante que con sus rumores de hierro gritaba en nuestras orejas: "¡Adelante, adelante!" Decía yo a Enrique cierto día: —Tenemos que formar una verdadera sociedad de muchachos inteligentes.
Apenas regresábamos de recorrer las ruinas de Irapuato y ya nos llegaban noticias de nuevas inundaciones y de los daños causados por el sismo del día 28 en los Estados de Puebla y Veracruz.
A cosa de las cinco, cuando ya regresábamos dirigiéndonos al manantial, pisando el sendero con precaución, por la rama de pino seca que lo hacía resbaladizo, se cruzó con nosotros un señor machucho, de vacilante andar, uno de esos despojos humanos que en los balnearios suelen verse prorrogando, merced al agua y con permiso del sepulturero, existencias ya temblorosas como la luz que se extingue.
Era una noche cálida, y cuando regresábamos a casa se cruzaron con nosotros varios excursionistas de Chertsey e Isleworth, que cantaban y hacían sonar sus instrumentos musicales.
Nathan describió el proceso de grabación como un ir y venir: "Durante todo el proceso, escribíamos canciones en nuestro pequeño estudio, después íbamos al estudio real, durante dos días y lográbamos grabar unas tres o cuatro canciones; después regresábamos a nuestro estudio durante algunas semanas.
Y en el relato de otro viajero se puede leer: “Cuando regresábamos a la seguridad de una de las plataformas de observación, a través de corredores semiinundados, observé una frase que alguien había garabateado en japonés en una pared y cuando pregunté qué significaba me respondieron que allí decía: 'Hashima ha desaparecido.
Llegué y tembloroso abrí la puerta, dándome cuenta de que la cortina de su cubículo estaba corrida. Su sombrero sobre el caballete, como solía dejarlo siempre que regresábamos de la calle.