reinar

(redireccionado de reinaban)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para reinar

dominar

Sinónimos

Ejemplos ?
Una noche en que las tinieblas reinaban; de esas en que el aire entra por las hendeduras de las puertas y ventanas; de esas noches en que los coyotes aúllan por los montes; de esas en que hasta los bichos más tesoneros callan y sólo se oye el croar de los sapos, el cantar de los grillos y el silbar del viento, tres toquidos sonaron en el portón de aquella tenebrosa casona y luego de un prolongado lapso, una mujer, casi anciana, con una vela que tranquila llevaba entre las manos, salió a abrir y preguntó con sequedad e indiferencia a un hombre elegantemente vestido de frac, a la usanza parisina de la moda: —¿Qué es lo que quiere?
Se hallaba ésta entonces sumamente agitada de la corrupcion de costumbres é ignorancia en los deberes para con Dios y su santa ley, que reinaban en la mayor parte de las naciones de Europa, y resfriada la caridad y la piedad de muchos de sus hijos.
Del fin del reino de los argirvos, que fue cuando entre los laurentes, Pico, hijo de Saturno, sucedió el primero en el reino de su padre Por estos tiempos se acabó el reino de los argivos, habiéndose transferido a Micenas, de donde fue Agamenón, y tuvo su origen el reino de los laurentes, donde el primero que reinó fue Pico, hijo de Saturno, siendo juez entre los hebreos Débora, mujer, aunque por su medio gobernaba aquella república el Espíritu Santo, y asimismo era profetisa, cuya profecía es tan oscura que apenas podríamos manifestar aquí que fue relativa a Cristo sin consumir mucho tiempo en exponerla. Ya reinaban los laurentes en Italia, de quienes se deduce con más claridad el origen de los romanos después de los griegos, y,
Los chajaes bulliciosos, de elegante cabecita copetuda y de cuerpo abultado; las garzas y las cigüeñas, imponentes, en su andar acompasado; los patos de mil clases, los gansos y los majestuosos cisnes, reinaban tranquilos en ese dominio que sólo les disputaban los mosquitos insoportables.
Soplaba por el patio de honor y resonaba como la bocina del portero, pero no había ya portero; hacía girar la veleta de la torre del homenaje, lo que producía un ruido sordo que se habría tomado por los ronquidos del vigía, pero hacía tiempo que el vigía se había marchado; solo los búhos y las cornejas reinaban en la torre.
La tranquilidad y la paz que reinaban en aquella apacible morada, y de las que guardaba un recuerdo tan profundo, habían renacido.
Circe, hija del Hiperiónida Helios, en abrazo con el intrépido Odiseo, concibió a Agrio y al intachable y poderoso Latino; también parió a Telégono por mediación de la dorada Afrodita. Éstos, muy lejos, al fondo de las islas sagradas, reinaban sobre los célebres Tirrenos.
Esclavas eran también las mujeres, hasta las más encopetadas, y no reinaban sobre los hombres sino por la liviandad y el desorden.
Para contraer matrimonio con un miembro de la dinastía Habsburgo, era requisito indispensable pertenecer a una de las dinastías que reinaban o habían reinado en el pasado en Europa.
En la época de la conquista, en la región de Suerre (llanuras de Tortuguero y Santa Clara, norte del cantón) reinaban Camaquiri y Cocorí, los cuales fueron capturados y torturados por Diego Gutiérrez y Toledo en 1544.
Estos últimos reinaban cada uno sobre una comunidad patriarcal de pastores y agricultores guerreros y vivían en el nuraga mientras que el resto de la población se alojaba en cabañas de roca, dispuestas alrededor del nuraga.
Durante la Tetrarquía, el título de Augusto pasó a hacer referencia a los dos emperadores de rango superior que reinaban en Oriente y Occidente, mientras que sus respectivos «Vice-emperadores» o Imperatores minores eran conocidos como «Césares».