reinar

(redireccionado de reinados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para reinar

dominar

Sinónimos

Ejemplos ?
¡Alce la vista, y contemple esos calados miradores, que aún visitará esta noche la inconstante Luna! ¡Mire esos techos bordados de oro y de carmín, y verá la misteriosa leyenda de cien gloriosos reinados!...
(Cerisiers, Sobre los reinados de Enrique IV y Luis XIII.) Es un celo bárbaro aquel que pretende implantar la reli­gión en los corazones, como si la persuasión pudiese ser el efec­to de la fuerza.
Y para que menos lo dudes, a un tilo contigua una encina 620 en las colinas frigias hay, circundada por un intermedio muro. Yo mismo el lugar vi, pues a mí a los pelopeos campos Piteo me envió, un día reinados por su padre.
Todas las cosas os somos debidas, y un poco de tiempo demorados, más tarde o más pronto a la sede nos apresuramos única. Aquí nos encaminamos todos, esta es la casa última y vosotros los más largos reinados poseéis del género humano.
Si aquí no había tradición de reyes, lo más que conocían era el virrey. ¿Cuál herencia había aquí de reinados? O a lo mejor creen eso de que el Rey Cuauhtémoc y el Rey Moctezuma.
Es en este período cuando se destruyeron los anteriores edificios y se levantaron los que se pueden contemplar aun actualmente. Entre estas construcciones destaca el enorme zigurat de Ur, construido durante los reinados de Ur-Nammu (2113 - 2094 a.
A través de los reinados de Sancho Ramírez de Aragón y Pedro I, el reino amplía sus fronteras al sur, establece fortalezas amenazantes sobre la capital de Zaragoza en El Castellar y Juslibol y toma Huesca, que pasa a ser la nueva capital.
El último alegato de su sexto libro es el mejor ejemplo de su opinión sobre el emperador: Suetonio fue un caballero del ordo equester que trabajó en un puesto administrativo durante los reinados de Trajano y Adriano.
Los reinados de Hattusili III y Tudhaliya IV estuvieron también marcados por el embellecimiento de la capital Hattusa, abandonada por Muwatalli II, y por la reforma cultual que llevó una mayor presencia de elementos hurritas en la religión oficial, ilustrada por la remodelación del santuario rupestre de Yazilikaya.
Los reinados de Arnuwanda I y Tudhaliya III, durante la primera mitad del, fueron testigos del progresivo agrietamiento de la solidez del reino frente a sus rivales anatolios.
Pese a la existencia de las listas reales sumerias la historia de este período es relativamente desconocida, ya que gran parte de los reinados expuestos en ellas tienen fechas imposibles.
Durante los reinados de Alfonso XI, Pedro I y Enrique II, el territorio de las Arribes del Duero vuelve a señorializarse y a tener sentido militar.