reinar

(redireccionado de reinan)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para reinar

dominar

Sinónimos

Ejemplos ?
Si no hacemos esto solamente podremos heredar a nuestros muchachos, a nuestras muchachas y a nuestros niños una casa llena de desamparo, de temor, de indolencia, de cinismo, de brutalidad y engaño, donde reinan los señores de la muerte, de la ambición, del poder desmedido y de la complacencia y la complicidad con el crimen.
Además, en Alemania reinan una ignorancia y una confusión de conceptos verdaderamente asombrosas acerca de las relaciones económicas más simples, que van desde los defensores patentados del orden de cosas existente hasta los taumaturgos socialistas y los genios políticos incomprendidos, que en la desmembrada Alemania abundan todavía más que los «padres de la Patria».
Debemos ser fáciles para dar cabida á las quejas de nuestros obreros, debemos ser cariñosos y paternales con ellos, á fin de persuadirlos con obras de que en nuestra alma reinan la rectitud y el amor á la justicia.
214 E vi los que reinan en paz glorïosa e los muy humanos a sus naturales, e muchos de aquellos, seyendo mortales, viven çelando la pública cosa; e vi baxo d'éstos grant turba llorosa de los invasores e grandes tiranos, que por exçeso mortal de sus manos dexan la fama cruel, mostrüosa.
No has hecho caso de tus juramentos, ni es fácil saber si crees que todavia reinan los dioses que antes reinaron, o si los hombres han recibido otras leyes, aun cuando estés bien seguro de que no me has sido lo fiel que debieras.
Llévame a la desolada zona donde nunca las auras del estío reaniman las plantas, o ala extremidad del mundo en que reinan las brumas y las nieves eternas; llévame a las tierras inhabitables que abrasa el carro harto próximo del sol, y allí amaré a Lálage por su dulce sonrisa y su dulcísima voz.
Así, pues, como en estos dos hombres, así en dos familias, así en dos pueblos, así en dos reinos se sigue la misma razón de semejanza e igualdad, la cual, aplicada con acuerdo, si corrigiésemos los ojos de nuestro entendimiento, fácilmente advertiríamos dónde se halla la vanidad y dónde la felicidad; por lo cual, si se adora al verdadero Dios y le sirven con verdaderos sacrificios con buena vida y costumbres, es útil e importante que los buenos reinen mucho tiempo con crecidos honores; cuya felicidad no es precisamente útil a ellos solos, sino a aquellos sobre quienes reinan...
Claramente lo dice Dios, hablando en los Proverbios, su infinita sabiduría: «Por mí reinan los reyes, y los tiranos por mí son señores de la tierra».
En la tierra se concede el reino a los buenos, no tanto por utilidad suya como de las cosas humanas; pero el reino que se da a los malos, antes es en daño de los que reinan, pues estragan y destruyen sus almas con la mayor libertad de pecar, aunque a los súbditos y a los que los sirven no les puede perjudicar sino su propio pecado; pues todos cuantos perjuicios causan los malos señores a los justos no es pena del pecado, sino prueba de la virtud, por tanto, el bueno, aunque sirva, es libre, y el malo, aunque reine, es esclavo, y no de sólo un hombre, sino, lo que es más pesado, de tantos señores como vicios le dominan, de los cuales, tratando la Escritura, dice: «que por el mismo hecho de dejarse uno vencer o rendir a otro, viene a ser su esclavo».
El Pueblo de la República de Guinea Ecuatorial, consciente de su responsabilidad ante la Historia y en uso de su derecho de autodeterminación indiscutible, decidido a mantener la Paz y Prosperidad que reinan actualmente en esta república desde su acceso a la Independencia...
La mayoría de las Cortes, la Prensa en su más sana parte, y las adhesiones que recibimos de la corporación de acá y de la comisión de allá, y, sobre todo, la tranquilidad y la confianza que reinan en todas las provincias, nos lo demuestra bien claro.
Los libros del Antiguo Testamento afirman claramente en muchos lugares que la fuente verdadera de la autoridad humana está en Dios: «Por mí reinan los reyes...; por mí mandan los príncipes, y gobiernan los poderosos de la tierra»(1).