reinar

(redireccionado de reinarían)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para reinar

dominar

Sinónimos

Ejemplos ?
La parte oriental, y base del posterior Sacro Imperio, recayó en Luis el Germánico, cuyos descendientes reinarían hasta la muerte de Luis IV el Niño, y que sería su último rey carolingio.
Cuando Helena llegó a la edad de casarse, tuvo muchos pretendientes que acudieron desde todas las partes de Grecia, animados por la fama de su gran belleza y porque ella y su futuro esposo reinarían en Esparta.
Brunegilda lo recibió con respeto y le solicitó una bendición para sus bisnietos que la acompañaban, hijos de Teoderico II. El religioso se negó a hacerlo, aduciendo el origen ilegítimo de los niños y profetizó que nunca reinarían.
Tuvieron la excusa de la bastardía de los pequeños, ya que eran hijos de Teoderico II con una concubina, y así se autocumplió la profecía de San Columbano de que nunca reinarían.
Si no fuera por la presencia de Dios, que retiene las almas de los pecadores, los príncipes del infierno reinarían en el presente y arrojarían a todos los pecadores al infierno.
Sus descendientes reinarían en Cilicia hasta el asesinato de León IV en 1341, cuando su primo Constantino IV de Armenia (Guido Lusignan) fue elegido rey.
El monje correctamente profetizó que su rebelión fracasaría, que Tomás también iniciaría una revuelta, y que León y Miguel reinarían como emperadores.
Inés le dio dos hijos: primero Sibila y luego el futuro Balduino IV. Ambos reinarían. Balduino III murió en 1162 y el reino pasó a Amalarico, aunque había cierta oposición a Inés entre la nobleza: la Haute Cour se negó a aceptar a Amalarico si no se anulaba su matrimonio.
Los Primigenios consideraban que, siendo inmortales, serían los únicos que sobrevivirían y reinarían supremos en el nuevo universo.
Otro aspecto de suma importancia en el judaísmo del siglo I es su concepción apocalíptica: la creencia en una intervención futura de Yahvé, que restauraría el poder de Israel y tras la que reinarían la paz y armonía universales.
Estos eventos deben de haber representado una gran crisis religiosa: ¿por qué el dios Yahvé había permitido que esto sucediera? ¿Qué había pasado con la promesa de que los descendientes de David reinarían para siempre?
Los eglath residieron en bosques y colinas, y evitaron el mar que les daba nostalgia ya que nunca renunciaron a su deseo de llegar a las Tierras Imperecederas. Elwë y Melian reinarían en el futuro sobre todos los elfos de estas tierras.
Las muertes sucesivas de su hermano mayor, Alejandro Ignacio (5 de agosto de 1693) y de su padre (6 de septiembre de 1693), la dejan como la tercera en la línea sucesoria del ducado de Parma, precedida únicamente por sus dos tíos, Francisco y Antonio Farnesio, que reinarían en el ducado de Parma uno tras el otro, muriendo sin descendencia alguna.
El dilema se solucionó cuando José casó a su hija con su hermano. Juntos reinarían como María I y Pedro III. La nueva reina era muy religiosa, por lo que la política anticlerical del marqués de Pombal no era de su agrado.
Es así como Baldr debía permanecer en el inframundo, sin emerger hasta pasado el Ragnarök, cuando él y su hermano Höðr se reconciliarían y reinarían la tierra junto a los hijos de Thor.
Sin embargo, Agustín de Hipona concibe la utopía en una ciudad espiritual. Ésta habría sido según él fundada por Dios y en ella reinarían el amor, la paz y la justicia.