remedar

(redireccionado de remeda)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con remeda: remada, remedia
  • all
  • verbo

Sinónimos para remedar

Sinónimos para remedar

arremedar

Sinónimos

Ejemplos ?
–Se dice en efecto, Eutidemo, replicó Ctésipo, que entre los Escitas son tenidos por más ricos y más hombres de bien los que tienen más oro en sus cráneos, para hablar como tú nota: Ctésipo remeda el etilo de Eutidemo., que decías antes que un perro era mi padre.
Allá un tapiz suspendido, sobre una puerta enrollado, semeja un monstruo enroscado que se arrastra en un rincón; allí empinado en su losa de algún fundador el busto remeda con fiero susto gigantesca aparición.
Valentina, dice el aura que en el espacio se aleja, Valentina, dice el eco que en el monte la remeda, Valentina en sus oídos eternamente resuena, y el nombre de Valentina que en su redor gira y rueda en círculo eterno y mágico, en oscilación eterna, dentro de su mente nace y va a expirar dentro de ella.
Pero el hombre, que ha sido perfectamente iniciado, que contempló en otro tiempo el mayor número de esencias, cuando ve un semblante que remeda la belleza celeste o un cuerpo que le recuerda por sus formas la esencia de la belleza, siente por lo pronto como un temblor, y experimenta los terrores religiosos de otro tiempo; y fijando después sus miradas en el objeto amable, le respeta como a un Dios, y si no temiese ver tratado su entusiasmo de locura, inmolaría víctimas al objeto de su pasión, como a un ídolo, como a un Dios.
El remanso que forma fuente fría Remeda sombras trémulas, vergeles; Miente nubes de hermosa pedrería Y sauces que desmayan en doseles; Aves que se columpian en las ramas, Insectos que festejan a las rosas, De celajes de púrpura las llamas, Y ornatos de elegantes mariposas.
y como entre aves de pintada pluma el pavón altanero despliega de su falda la ancha rueda de piedras salpicada, que remeda deslumbrante vidriera de joyero; como entre flores mil que del verano pinto la rica mano se mece al soplo de la plácida aura, la presumida rosa, o entre estrellas su luz ostenta la serena luna; tal descuella Rosaura entre mil y mil bellas que iluminado ancho salón aduna.
Sí, quiso Dios que de la humana gente fuese el poeta corazón gigante, común conciencia, labio y voz viviente, que, como Homero, Shakespeare y Dante, cuanto, piensa el mortal y cuanto siente en el idioma de los Dioses cante; idioma que artificio no remeda, y el vulgo, entiende sin que hablarle pueda.
Miente el graznido del cuervo, Brama como el ronco toro, Remeda el distante lloro De una garganta infantil; Y azotando los cristales, Finge el fantástico vuelo De espíritus infernales Que pasan de mil en mil.
Orlan el campo las perlas que ha derramado el rocío, murmura allá abajo el río la orilla al acariciar; y en niebla azulada y tenue que remeda al limpio cielo, vapores exhala el suelo de jazmines y azahar.
Vistiéronle de tapices exquisitos en valor, y cubriéronle de alfombras, de un califa regio don. En ricos aparadores remeda la luz del sol vajilla espléndida de oro de magnífico primor.
Dirán: la América no ha sacudido aún sus cadenas; se arrastra sobre nuestras huellas con los ojos vendados; no respira en sus obras un pensamiento propio, nada original, nada característico; remeda las formas de nuestra filosofía, y no se apropia su espíritu.
¿Ni cómo nunca pintará mi verso las mezclas mil y visos y cambiantes, y el rico tinte sin cesar diverso y en cada cambio más hermoso que antes? No del pavón la descogida cola tanta vistosa variedad remeda, ni así dora, carmina y tornasola el arte humano la lustrosa seda.