resguardarse


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para resguardarse

refugiarse

Sinónimos

Ejemplos ?
El propio Siqueiros disparó contra el lecho donde supuestamente dormían Trotsky y su esposa Natalia Sedova, sin lograr asesinarlos, pues lograron resguardarse junto a una pared, al lado de su cama.
En la segunda, mena derivaría del latín MiNA que se transformaría por la adición del artículo árabe al- en almena, 'cada uno de los prismas que coronan los muros de las antiguas fortalezas para resguardarse en ellas los defensores'.
Antaño las mozas, a pie o con el borriquillo, y las aguadoras iban a buscar esta agua más saludable. Hoy en día es un lugar con gran vegetación, una choza para resguardarse, una barbacoa y mesas con bancos.
Después del gol durante quince minutos San Lorenzo intentó marcar el segundo, como no pudo decidió resguardarse más atrás en el campo, esto hizo que Nacional se adelantara más y a los 3 minutos de adición, en la última jugada del partido después de que el club argentino defendiera el resultado, un centro desde la mitad del campo el cual Freddy Bareiro le ganó las espaldas a Santiago Gentiletti, bajó de cabeza y aparezca Julio Santa Cruz y convirtiera el 1-1 ganándole en velocidad a Fabricio Fontanini.
El primer corsario en resguardarse en la bahía fue el inglés Francis Drake en diciembre de 1578, después de haber saqueado y quemado el puerto de Valparaíso.
Fue tras la conquista cristiana cuando la ganadería empezó a producir un impacto paisajístico en determinadas comarcas, semejante en intensidad al producido por la agricultura. De ahí que para resguardarse de las inclemencias del tiempo, los pastores construían refugios o “cachirulos”.
El baluarte del campanario, rodeado de merletes gibelinos, está sostenido por ménsulas con arcos ojivales sobre los cuales se apoya una vuelta con arcos soportados por cuatro columnas macizas con capiteles decorados con hojas. En el campanario fueron colocadas tres campanas: La Martinella, que llama a los florentinos a resguardarse.
Las bodegas, excavadas en las profundidades de estas tierras desde tiempos inmemoriales, son usadas por las familias para merendar, para abrigarse del frío en los duros inviernos y resguardarse de los calores del verano.
Cuando el señor Cristóbal penetró al día siguiente en el pueblo jinete en su Careto, con las alforjas bien repletas de encargos y abierta la enorme sombrilla de seda roja para resguardarse del sol, variando el itinerario que tenía por costumbre seguir se dirigió hacia la calle donde Cloto vivía.
Y una hora después, cuando todos ellos, en una de las concavidades de las rocas, apiñábanse los unos contra los otros para mejor resguardarse del viento huracanado y del frío intolerable, sintió Antonio posarse suave una mano sobre su hombro y escuchó una voz susurrante, la voz de Pedro el Áncora, que le decía a la vez que ceñíale al cuello el escapulario que para él bordara la hija del señor Paco el Levantino: -Tómalo, que es tuyo.
Joseíto, recto e inmóvil sobre su caballo, contemplaba el espectáculo sin que pudiera darse cuenta de aquellos a modo de dulces ceceos que modulaba al pasar cerca de él el plomo ya frío; sus ojos no se cansaban de mirar cómo el teniente esforzábase en dominar su caballo, que caracoleaba y arrancando chispas a las rocas al choque de sus herraduras, giraba espantado sin querer obedecer ni riendas ni acicate, impidiendo que su jinete pudiera resguardarse del fuego enemigo.
Se puso a llover. Para resguardarse se metió el muchacho bajo la cruz de un viejo tronco de árbol, y se quedó allí mucho tiempo. Pero en lugar de parar, la lluvia caía cada vez más fuerte.