respaldar

(redireccionado de respaldó)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para respaldar

Ejemplos ?
En 1934, los ayudantes de Pendergast sugirieron que Truman fuese el candidato a senador; después de que otros tres hombres rechazasen la idea, Pendergast, a regañadientes, respaldó la campaña senatorial de Truman para su candidatura en las elecciones de 1934 en Misuri.
A pesar de contar ya con dos hijas, Zinaida y Nina —esta de apenas cuatro meses de edad—, Trotski decidió huir en agosto de 1902, con la aquiescencia de Aleksandra —que apenas volvió a verlo pero siempre le respaldó—.
En 1963, el gobierno de Kennedy respaldó un golpe de estado contra el gobierno de Iraq encabezado por el general Abdul Karim Qasim, que cinco años antes había depuesto a los aliados occidentales con la monarquía iraquí.
El sector moderado del liberalismo, encabezado por el presidente saliente, Eduardo Santos, no respaldó a López, postulando al destacado exministro Carlos Lozano en la convención liberal, pese a lo cual López ganó la candidatura oficial del partido.
Talleyrand respaldó a Bonaparte y como consecuencia, fue esencial en la consolidación del Consulado de Francia y por supuesto en su posterior desempeño, sólo para luego ser nombrado Ministro de Relaciones Exteriores de Francia.
A mediados de octubre de 1913, junto con otros jóvenes de la nueva generación intelectual de España y la compañía de José Ortega y Gasset, respaldó con su firma, la primera, un denominado "Prospecto de la Liga de Educación Política de España", que clamaba por Políticamente, el manifiesto suponía un apoyo explícito al Partido Reformista presidido por Melquíades Álvarez, al que muchos de ellos, entre ellos Azaña, se afiliaron inmediatamente.
A instancias del mismo instituto, autorizó y respaldó la utilización de prisioneros de los campos de concentración en experimentos extremos, muchos de dudosa índole científica.
Hitler respaldó una sugerencia de un desesperado Heinz Guderian, el célebre comandante de tanques, y fue reemplazado rápidamente por Gotthard Heinrici, un militar capaz.
En septiembre de 1903, participó en una reunión de destacados mencheviques que aprobó continuar con el boicoteo al comité central y a Iskra que había comenzado tras el congreso y respaldó la presión para modificar los organismos surgidos del congreso sin abandonar el partido; la presión surtió efecto y poco después Plejánov invitó a los antiguos editores a recobrar sus puestos en Iskra con el objetivo de reconciliar a las corrientes, para disgusto de Lenin, que dimitió.
Se retiró de sus funciones diplomáticas cuando Ospina cerró el Congreso en 1949, y regresó al país para respaldar a la oposición liberal. Respaldó el golpe de Estado del general Rojas Pinilla en 1953, como medida para acabar con el extremismo de derecha de Laureano Gómez, pero cuando el nuevo Presidente empezó a tornarse autoritario y dictatorial, le retiró su apoyo y emprendió la oposición, lo cual provocó el incendio de su casa en Bogotá como reacción del gobierno, lo que le obligó a exiliarse en México con su familia.
El embajador francés en Londres relató la dudas de Luis XIV: «se sentía contento por la reunión de las dos monarquías, pero preveía que ello podía conducir a una guerra que se había propuesto evitar». Luis XIV finalmente respaldó el testamento.
Fue también redactor de la Gazeta de Buenos Ayres, incluso tras el alejamiento de Moreno de dicha publicación. Desde allí respaldó todas las medidas de la Junta, a excepción del fusilamiento de Liniers, mencionado con anterioridad.