reverenda


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para reverenda

monja

Sinónimos

Ejemplos ?
-Si acaso nuestra reverenda señora madrecita COATLICUE vive aún y ustedes saben dónde, díganoslo, pues traemos regalos para ella.
Y a cada una de sus llamaradas le decían CUECALTZIN y lo consideraban la manifestación de HUEHUETEOTL, el abuelo fuego cósmico, la primera manifestación del TEOTL, la energía creadora que originó el OMETEOTL, la dualidad, esto es, OMECIHUATL y OMETECUHTLI, pero sobre todo, ella, cuando se transforma en TONACACIHUATL, la madre creadora del pedernal, nuestra reverenda madrecita.
Y vestidos de blanco y adornados con brillantes penachos de floridos plumajes, adoraban a la naturaleza toda, nuestra reverenda madrecita, águila y serpiente a la vez, sol y tierra, TONANTZIN-NONANTZIN.
—Cuando usted quiera. Sor Simona mostró intención de alejarse y con un gesto la detuve: —Escuche usted, Señora Reverenda. —¿Qué se le ofrece?
Los mancebos, con solo un criado y a caballo en dos muy buenas y caseras mulas, salieron a ver la fuente de Argales, famosa por su antigüedad y sus aguas, a despecho del Caño Dorado y de la reverenda Priora, con paz sea dicho de Leganitos y de la estremadísima fuente Castellana, en cuya competencia pueden callar Corpa y la Pizarra de la Mancha.
Estos indicios, tan estudiados superficialmente y con la condena de una deformación semántica a lo que en realidad hacían referencia, de una educación sistematizada para cumplir una función humanística comprometida con los propósitos de ayudar a la evolución del cosmos; de la cual el hombre era la muestra máxima, aunque solo un elemento más de la inmensidad natural y sus poderes (Tonantzin-Nonantzin: tu-nuestra y reverenda-reverendo madrecita-padrecito; la dualidad creadora Ometeotl, ipalnemohuani, aquello por lo cual vivimos) resultan muy actualizados con nuestra propuesta enriquecida por los aportes de las ciencias semiótica y psicológica.
No te contristes más de lo justo llorando a tu compañero. = MEDEA ¡Oh magna Themis y reverenda Artemisa! ¿Veis lo que sufro a pesar de los sagrados juramentos que ligan a mi execrable esposo?
Por tanto, deseando por lo que a Nos toca, exterminar estas hidras venenosas que con sus pestíferos hálitos osan empañar los sagrados derechos de nuestra política libertad, tan íntima, y mutuamente unidos con los intereses de nuestra católica religión; mandamos, rogamos, y exhortamos a todos los individuos de los monasterios de nuestro cargo, así religiosas como dependientes, que si algún confesor de cualquier clase o condición que sea, vertiese directa o indirectamente alguna expresión contraria a nuestro político sistema, deberán bajo la pena de santa obediencia inmediatamente delatarlo a la Reverenda Madre Abadesa...
En una isla del Océano hay un bosque llamado Casto, y dentro de él un carro consagrado cubierto con una vestidura; no es permitido tocarle sino a un sacerdote. Este conoce cuándo la diosa está en aquel recinto secreto, y con mucha reverenda va siguiendo el carro, del que tiran vacas.
Merced recibiré que haya enmienda en el negocio, porque de otra manera, dándome Dios victoria, forzarme ha vuesa paternidad que no mire nuestra amistad y quien vuesa paternidad es, cuya muy magnífica y reverenda persona guarde.
El TEOTL, la energía creativa, había formado a TONACACIHUATL y a TONACATECUHTLI desde hacía miles de años para tal misión. TONACACIHUATL había tenido ya muchos hijos y ellos la respetaban hasta la adoración como su reverenda madre que era.
Sorprendido miré a la monja queriendo adivinar sus pensamientos, pero aquel rostro permaneció impenetrable, envuelto en la sombra de las tocas. Lentamente, superando el tono altanero con que la monja me había hablado, le dije: —¿Cuándo debo partir, Reverenda Madre?