regir

(redireccionado de rigiese)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para regir

dirigir

Sinónimos

Antónimos

guiar

Sinónimos

Sinónimos para regir

gobernar

Ejemplos ?
Dado que la comunidad internacional reconocía a cualquier Gobierno que rigiese en Pekín, la captura de esta ciudad era una prioridad para todas al agrupaciones militares.
En abril de 1919 se descubrió una conspiración encabezada por el general Guillermo Armstrong y el comandante Cesar del Canto, que pretendían disolver el congreso y el gabinete, y convencer al presidente Sanfuentes que rigiese el país con plenos poderes, con el respaldo de las Fuerzas Armadas.
Los mantuanos, quienes constituían el grupo social más poderoso de la sociedad, encabezaron un intento para constituir una Junta de Gobierno que rigiese los destinos de la Capitanía General de Venezuela a raíz de la invasión de España por Napoleón.
Enterado el Cabildo de ellas y ante la mayor competencia musical y autoridad moral sobre los cantores de Gabriel Díaz, ordenó que tan solo él “rigiese el facistol dentro y fuera de la iglesia”.
Este privilegio es concedido a la ciudad de Valencia en 1283, quien dispuso que se rigiese por las costumbres de mar que estaban vigentes en Barcelona.
Los vínculos que unen el pueblo al rey, son distintos de los que unen a los hombres entre sí mismos: un pueblo es pueblo, antes de darse a un rey; y de aquí es que aunque las relaciones sociales entre los pueblos y el Rey quedasen disueltas o suspensas por el cautiverio de nuestro monarca, los vínculos que unen a un hombre con otro en sociedad quedaron subsistentes, porque no dependen de los primeros; y los pueblos no debieron tratar de formarse pueblos, pues ya lo eran, sino de elegir una cabeza que los rigiese, o regirse a sí mismos, según las diversas formas con que puede constituirse íntegramente el cuerpo moral.
6.- Ya en fin se convenció la Junta Central de ser este medio el áncora de la esperanza que le quedaba al bajel de España en borrasca tan deshecha: que se veía sin Rey que la rigiese, sin sucesor que la animase, sin Corte o Capital que la amparase en su centro, sin gobierno constitucional que la defendiese, sin legisladores que la guiasen, sin tribunales estables que velasen y la protegiesen: los buenos patricios prófugos y perseguidos, los sabios inciertos de su suerte, vagantes unos y cautivos otros, y los pueblos amantes de sus antiguas leyes y costumbres deseando en la celebración de Cortes un término a tal conjunto de males.
El primero había sido concebido para resolver dificultades y pasiones del momento; el segundo para que rigiese de una manera estable la vida regular y progresista de un pueblo libre; el primero era un proyecto partidista, el segundo un proyecto nacional.