rigor

(redireccionado de rigores)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para rigor

severidad

Sinónimos

Antónimos

dureza

Antónimos

Ejemplos ?
es un hombre de conducta intachable. Sin embargo, también él ha sufrido los rigores de la Ley por haber atropellado a un muchacho, yendo en bicicleta.
Julia sólo el pensamiento de Anarda me ha referido; pero no que él haya sido cómplice de aqueste intento Y la primera advertencia que Julia en esta ocasión me hizo, fué que Alarcón no te siga en esta ausencia; que cautamente sabrá dél si a tu enemiga estima; y siendo así, de su prima tales cosas le dirá, que la desdeñe injurioso, para que ella, desdeñada, de su amor desesperada, quiera al Conde por esposo Que mientras tenga esperanza de que él su amor corresponde, no hay pensar que verá el Conde en sus rigores mudanza.
Pasaron así algunos años, y los elegantes directores de la ya popular diversión veraniega, cediendo a los rigores del tiempo, que en su marcha inalterable todo lo agosta, lo arruga y lo encanece, tuvieron que abandonar como actores aquel teatro, y limitarse al papel más cómodo, aunque menos deleitoso, de espectadores.
De mi madre se cuenta que llevaba siempre en la cintura, a guisa de espada, una pretina de siete ramales, y no por puro lujo: que a lo mejor del cuento, sin fórmula de juicio, la blandía con gentil desenfado, cayera donde cayera; amen de unos pellizcos menuditos y de sutil dolor con que solía aliñar toda reprensión. ¡Estos rigores paternales, bendito sea Dios, no me tocaron!
Jaime el catalán, o de cualquier otro desalmado, no estaba lejos, y la infeliz criada pasaba allí semanas o meses sufriendo azotaina diaria, cuaresmal ayuno, trabajo crecido y todos los rigores del más bárbaro tratamiento.
Si acaso un día sufres del infortunio los rigores, y a conocerme aprendes, en mi pecho encontrarás, no amor, pero indulgencia, y el afecto piadoso de un amigo.
Temí, recelé dar a tu amor incentivo, y sólo por correctivo severidad te mostré; mas oyéndote gemir cada noche desde el lecho, y a veces en tu despecho mis rigores maldecir, yo al Señor, de silencioso materno llanto hecha un mar, ofrecí mil veces dar mi vida por tu reposo.
Es justo mencionar las reiteraciones de solidaridad del Presidente del Perú, hechas durante la conversación que sostuve con él hace horas, y señalar la fraternal recepción que me brindaran el Presidente y el pueblo mexicanos en la grata visita que acabo de realizar a su nación. Cuba socialista, que sufre los rigores del bloqueo, nos ha entregado sin reservas, permanentemente, su adhesión revolucionaria.
Si mi vecino derriba al suyo de una puñalada, es un asesino, y los hombres le abominan y la ley le condena; si se alza con el depósito que se le confía, es un ladrón; si falta a sus juramentos, es un perjura, y en ambos casos también merece el desprecio de los hombres y los rigores del Código Penal.
¡Ay de las cándidas flores, si alzan su capullo tierno del estío a los ardores! ¡Ay del panal, si el invierno lo hiela con sus rigores!
Veía otro Niño regordete, colorado, con pelusa en el cráneo, con un corpezuelo hecho a torno; otro Niño como el del pesebre, con una risa tempranera y una gracia candorosa al buscar el seno de la madre... Con tales suposiciones se calmaban algo los rigores del suplicio, y por momentos quedábase adormecida; mejor dicho, amodorrada.
Al acercarse a Roger le dijo en lastimero tono después de mirarle con atención: -Hermoso paje, tengo mucho frío; dame tu capa y Dios te recompensara. Tú eres joven y resistirás mejor que yo los rigores del otoño que es crudo y del invierno que se acerca.