risueño


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con risueño: trio
  • adjetivo

Sinónimos para risueño

próspero

Ejemplos ?
Muy ventajosa idea del risueño pweta tendrá que formarse todo el que lea la parte que llegó á publicar de su poema La Angulada y sus preciosas fábulas La Araña y El Mono y los Gaiod.
Hartas lá- grimas hay sobre la tierra y escasísimas risas (se ha dicho), y por eso aspira á prolongar las fiestas carnavalescas tomando la vida por su lado risueño.
Juntos corríamos por aquellos patios de construcción antigua y gritábamos enloquecidos de gusto. Allá crecía... crecía sano y risueño. Aún no acertaba a vislumbrar lo que no sé quien...
El rápido y terrible trastorno universal de sus ideas, sólo este objeto le dejó visible, y aquel contorno pálido y sangriento, aquel rostro agostado y macilento tan sólo a sus sentidos perceptible, es la oculta razón de su demencia, y el móvil de su mísera existencia. Ya ante su vista, como blanco sueño, benéfica visión consoladora, se presenta risueño, y el pobre loco en su ilusión la adora.
Por su paisaje risueño y por su alma afectuosa, nadie quiere decirle adiós a Piñas, porque hay en cada corazón, por lo menos, la esperanza de volver y hasta la resolución de morir en su regazo.
Además, serán más eficaces porque se adaptarán a distintos lectores y discutirán entre ellos sobre el que les parezca mejor; unos dirán que uno, otros que otro, otros que uno combinado con otro, otros sacarán un promedio de los tres, otros dirán que eso no es serio, a otros les interesará porque no es serio, a otros no les interesará a pesar de saber que lo interesante no tiene nada que ver con lo serio ni con lo risueño, etc.; pero yo seguiré adelante por si llega a salir una obra interesante, y entonces se diferenciará de las demás obras interesantes en que publicaré los ensayos, pues a veces nos interesa mucho saber los caminos que tomó un autor para llegar a tal lugar y que él por vanidad se los guarda.
Ahora, si estas menudencias no valen nada para ustedes, la cuestión cambia de aspecto; y si el destino del hombre sobre la tierra es otro que hacer risueño y apacible el grupo de una familia cobijada al calor del hogar doméstico, confieso sin repugnancia que nuestras patriarcales costumbres fueron un borrón que manchó a la humanidad en los tiempos del oscurantismo.
El tercero, don Agapito, de edad indescifrable, es regordete, colorado, bajito, muy risueño; se sienta siempre lo menos que puede para conservar mejor los pantalones, y por eso está, delante de don Tadeo.
-¿Y cómo no habrá venido don Teodoro? -exclama el risueño don Agapito. -Ayer tarde -responde don Tadeo le encontré yo junto a Bezana: venía de Torrelavega; después no he vuelto a verle.
Al final movió la cabeza, y dando un risueño e incrédulo suspiro, se alejó sonriendo y quién sabe qué murmurando de los ricos ociosos, los camellos y las agujas.
Acá, señor, nos le traen.” Y ciertamente, cuando mi amo esto oyó, aunque no tenía por qué estar muy risueño, rió tanto que muy gran rato estuvo sin poder hablar.
Mas aunque comimos bien aquel día, maldito el gusto yo tomaba en ello, ni en aquellos tres días torné en mi color; y mi amo muy risueño todas las veces que se le acordaba aquella mi consideración.