romper

(redireccionado de rompió)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • locución

Sinónimos para romper

roturar

Sinónimos

desbaratar

romper con alguien

Sinónimos

Ejemplos ?
Angustias soltó la carcajada; doña Teresa se puso verde, y la gallega rompió a decir con la velocidad de diez palabras por segundo: -¡Mi señorita no acostumbra a enamorarse de nadie!
El espejo seguía moviéndose; se agitaba con tanta fuerza que se les escapó de las manos y cayó a tierra y se rompió en más de cien millones de pedazos.
Nuestro único mensajero es el cesto de la compra, pero ¡se exalta tanto cuando habla del gobierno y del pueblo!; hace unos días un viejo puchero de tierra se asustó tanto con lo que dijo, que se cayó al suelo y se rompió en mil pedazos.
-Éjame a mí, por Dios, e cardos; que la Virgen Soberana me arrecoja a mí con ella es lo que necesito. Y la pobre vieja rompió de nuevo en histéricos, y convulsivos sollozos cubriéndose el semblante.
De pronto, cortaron las amarras que lo sujetaban, y el aeróstato se elevó en el aire con el aeronauta, el cesto, la botella y el conejo. La música rompió a tocar, y todos los espectadores gritaron «¡hurra!».
- ¡Ahh...! ¡Papacito...! Y le dio una santa paliza que hasta creo le rompió un brazo. - ¡Qué bueno que se lo lleva la patrulla. A ver si así escarmienta.
De corto ánimo es el que se muestra ufano porque habló con libertad al portero y porque le rompió la vara y se entró al dueño y le pidió que lo mandase castigar.
-Pues Bustos es el de ella. Quedó tal oyendo Bustos inmóvil como una piedra, y en carcajada ruidosa rompió la infame Sirena. Siguióla don Juan a poco, diciendo: -¡Cosa como ella!
Nuestro Señor apretó también contra su pecho todas las flores, pero a la marchita silvestre la besó, infundiéndole voz, y ella rompió a cantar con el coro de angelitos que rodean al Altísimo, algunos muy de cerca otros formando círculos en torno a los primeros, círculos que se extienden hasta el infinito, pero todos rebosantes de felicidad.
Al borde de la tumba cantaron un último salmo, que sonó armoniosamente; las lágrimas asomaron a los ojos del muchacho; rompió a llorar, y el llanto fue un sedante para su dolor.
Sin esperar a que me lo confirmara, me dirigí hacia la salida, pero por mi estatura era imposible bajar. Estaba muy alto, demasiado alto para mí; de súbito, la rama en que estaba parado no resistió mi peso, se rompió y caí.
Y el toque del mediodia Empezaron las campanas Cuando entró don Godofredo A caballo por la plaza. Rompió universal aplauso Por la gente, y ya se daban Besamanos á las bellas, Y se rompia la marcha, Cuando ágrio son de trompetas Oyeron á sus espaldas.