ronzal


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para ronzal

ramal

Sinónimos para ronzal

cabestro

Sinónimos

Ejemplos ?
Terminada su tarea, no volvía en todo el día, pues Carlos, al volver a casa, metía él mismo su caballo en la cuadra, quitaba la silla y pasaba el ronzal, mientras que la muchacha traía un haz de paja y la echaba como podía en el pesebre.
Como el corcel avezado a bañarse en la cristalina corriente de un río, cuando se ve atado en el establo, come la cebada del pesebre y rompiendo el ronzal sale trotando por la llanura, yergue orgulloso la cerviz, ondean las crines sobre su cuello, y ufano de su lozanía mueve ligero las rodillas encaminándose al sitio donde los caballos pacen; de aquel modo, Paris, hijo de Príamo, cuya armadura brillaba como un sol, descendía gozoso de la excelsa Pérgamo por sus ágiles pies llevado.
Su estadía allí terminó bien pronto: un caballerizo se presentó con un rollo de cuerdas debajo del brazo y yendo en derechura hacia él, lo ató por el cuello y, tirando del ronzal, tomó seguido del caballo la carretera cuya negra cinta iba a perderse en la abrasada llanura que dilataba por todas partes su árida superficie hacia el límite del horizonte.
Luego, si por desgracia yo resbalaba al llegar a la orilla opuesta llena de fango, y bajo la insoportable carga vacilaba hasta caer, no creáis que mi amable arriero me ayudase levantando mi cabeza con el ronzal o tirándome de la cola o aligerando la carga para que me pudiese levantar fácilmente.
Fue interrumpido por la aparición de un negro, que llevaba un resto de sombrero redondo, como el casco de Mercurio; montaba un infame caballejo, que por lo visto no sabía lo que era la doma, y al que manejaba con un ronzal, en lugar de brida.
Tomando, antes que en esto alguien parase, la hacienda más costosa y más liviana, hice que el siervo al mar me descolgase con un grueso ronzal por la ventana; donde su hermano atento al fin me ase sobre el bajel que en Flandes compra y gana.
La marcha del burro se había hecho de minuto en minuto, más difícil. -¡Anda, Madroño! -gritó el niño, tirando del ronzal. -¡Anda!
Tras colocar a la mujer un ronzal alrededor de su cuello, brazo o pecho, el marido podía subastarla públicamente, vendiéndola al mejor postor.
Saltó en paracaídas y se internó en los montes. Logró pasar a la zona gubernamental disfrazado con ropas de campesino y tirando del ronzal de un burro.
Tras colocarlo se hace un nudo en el punto de sujeción del ronzal a fin de que la muserola no quede prieta cuando el caballo está atado por si tira hacia atrás.
Mediante el cabestro queda así sujeto para ser conducido en los desplazamientos. La parte que constituye la cabezada y el ronzal normalmente forman una sola pieza.
Retrato de Belem, 1928 La Sopera, 1929 El teléfono, 1931 Hombre con caballo, 1932 Naturaleza muerta, 1932 El domador, 1932 Calvario, 1933 Alegoría del trabajo, 1936 Alegoría de la libertad, 1937 La raqueta, 1938 Caracoles, 1939 Retrato de Juan Soriano, 1939 Ensayo de ballet, 1939 El circo, 1939 El mantel rojo, 1940 El ronzal azul...