sátiro

(redireccionado de sátiros)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para sátiro

Ejemplos ?
Ninfas, a vos invoco; verdes faunos, sátiros y silvanos, soltá todos mi lengua en dulces modos y sotiles, que ni los pastoriles ni el avena ni la zampoña suena como quiero.
Para las dos víctimas, «los bosques del valle murmuran, las flores exhalan tristes perfumes, el ruiseñor llora cerniéndose sobre los picachos rocosos y la golondrina revolotea sobre los sinuosos valles»; «los sátiros y los faunos, velados de negro, gimen»; las ninfas de las fuentes se deshacen en llanto que forma arroyos que van a perderse a los bosques; las cabras y las ovejas abandonan sus pastos; las Oréades, que se complacen en escalar las inaccesibles cimas de las rocas más altas, descienden corriendo de los pinares, cuyos árboles gimen acariciados por el viento, mientras las dríades se inclinan entre las ramas de los árboles enmarañados y los ríos lloran a la blanca Procris, «con todos los sollozos de sus olas...» .
¿Qué es esto? Parece que nos hemos metido en la ciudad de Bromio, pues veo este grupo de sátiros junto a la cueva. Salve, digo primero al más respetable.
Los sátiros y ninfas de las antiguas fontanas parecen estremecer sus bronces con palpitaciones de carne viva en esta luz misteriosa; ríe el mármol de la Venus y los amorcillos al deslizarse por su pálida superficie los estremecimientos de la brisa, acompañados de un cabrilleo de resplandores y movibles sombras; refléjanse invertidas en la dormida agua de los grandes tazones las desnudeces mitológicas, las canastillas de flores de piedra, como adornos de mesa, de blanco biscuit, montados sobre bases de veneciano espejo.
Este grotesco alejandrino-romano y neo-italiano, se diferencia del de la Edad Media por la 31 claridad de formas de sus creaciones, la hermosura de sus elementos aislados y la euritmia de las combinaciones; además, desde los tiempos más remotos se ha mantenido en un estrecho círculo de formas clásicas; el grifo y la esfinge, centauros y sátiros.
"Lejos, entre los troncos apretujados, pasan veloces, con agudos aullidos, las ninfas asombradas, y los sátiros se adelantan adornados con coronas de hiedra, y revestidos con pieles de animales.
Se representa, en una escena, una danza de segadores con sombreros de centeno, y otra de aldeanos con trajes que los hacen peludos como sátiros; una máscara de Amazona de rusos y otra clásica; varias escenas inmortales sobre un tejedor con cabeza de asno; un motín ocasionado por el color de un traje, que tiene que el lord mayor de Londres es el responsable de sofocarlo, y una escena entre un esposo furioso y el sastre de su mujer a propósito de unas mangas que han sido recortadas.
Al otro lado del grupo el Amor Virtuoso con "harneros volcados" tiende la flecha a un grupo de silvanos, faunos, machos cabríos, carneros, sátiros y sátiros-madre, que se aferran a sus pequeños con sus horribles manos, y que llegan por la izquierda de un sendero hundido, entre el primer plano y una muralla de rocas; abajo hay un guardián de arroyos, cuya urna vierte sus penosas aguas.
Tengo semidioses, tengo, rústicos númenes, ninfas y faunos y sátiros y montañeses silvanos, a los cuales, puesto que del cielo todavía no dignamos con el honor, las que les dimos, por cierto, tierras, habitar permitamos.
Las lámparas se consumen en amarillas lujurias, Y las estufas se encienden en pubertades de fuego; (Entran Sátiros, Gorgonas, Ménades, Ninfas y Furias; Mientras recita unos versos el viejo patriarca griego).
Entonces el dios 'De la Arcadia bajo los helados montes' dice, 'entre las hamadríades muy célebre Nonacrinas, 690 náyade una hubo; las ninfas Siringe la llamaban. No una vez a los sátiros había burlado ella, que la perseguían, y a cuantos dioses la sombreada espesura y el feraz campo tiene.
Si se hubiese contentado con gritar a aquellos frailes que no creía que un cuervo hubiese llevado medio pan a san Antonio el ermitaño, ni que san Antonio hubiese tenido conver­saciones con centauros y sátiros, habría merecido una fuerte reprimenda por perturbar el orden; pero si por la noche, des­pués de la procesión, hubiese examinado tranquilamente la his­toria del cuervo, de los centauros y de los sátiros, nada hubiera habido que reprocharle.