sacrílego


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para sacrílego

blasfemo

Ejemplos ?
NICANOR: ¿Es error retratar una belleza que pasmó Naturaleza? POLIDORO: ¡Ah, sacrílego pintor, suelta el retrato! LEANDRO: Señores, que era culpa no he sabido.
Así que con ningún ejemplo divino, se puede defender la causa de la madre de Rómulo, en atención a que Silvia fue sacerdotisa vestal, y por eso debieran los dioses vengar antes este crimen sacrílego contra los romanos que el adulterio de Paris contra los troyanos.
Por su parte el marqués de Villagarcía, virrey del Perú, había llenado su deber, dictando todas las providencias que en su arbitrio estaban para capturar al sacrílego.
El pueblo, azuzado en su fanatismo por algunos frailes realistas, se empeñaba en escalar muros o romper la cancela y despedazar al sacrílego.
Mira, vete, porque puedo estar diciendo cosas así setenta días con setenta noches: recuerda que soy el gallo de Gorgias, el sofista. -Bueno, pues por sofista, por sacrílego y porque Zeus lo quiere, vas a morir.
MARTÍN. Merézcate respeto ese lazo.... MARSILLA. Es sacrílego, es aleve. MARTÍN. En presencia de Dios formado ha sido. MARSILLA .
¡Robarles el pan que podían haberle dado a un pobre que lo necesitara! ¡Ah, malvado! ¡Comulgador sacrílego! ¡Inventor de certificados y de certámenes!...
La infeliz, amenazada de habérselas con el terrible Tribunal de la Fe, que acaso la mandaría achicharrar en la hoguera, tenía por cabeza de proceso la acusación, ¡ahí es nada!, de robo sacrílego.
Todo por el Niño... Y el sacrílego pensamiento volvía a fatigar a la mujer amodorrada: «Tú también vas a tener un niño... Y nadie se alegra.
No pegué los ojos en una semana, y era tal la sobreexitación de mi espíritu, que me figuraba que esos insomnios mortificantes eran un castigo por el robo sacrílego que había cometido, deslizándome al templo de San Ignacio, durante un funeral por el alma de un ciudadano, para mi desconocido, y metídome bajo el chaleco, en varios trozos, la vela de cera clásica, que debía iluminar mis trasnochadas de lectura.
Todo no terminó ahí, pues al salir de la iglesia, no hubo persona alguna que no viera el castillo de ese monstruo sacrílego devorado por el fuego del cielo.
He cortado por lo sano. Diríase que el cielo quiso castigar en el pueblo iqueño el sacrílego crimen cometido por uno de sus habitantes.