sacro

(redireccionado de sacros)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para sacro

sagrado

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para sacro

hierático

Sinónimos

Ejemplos ?
¡Que se fastidiase! Y, adrede, el abad se eternizaba en los latines, recalcando, de un modo pedantesco por lo despacioso, los sacros textos.
Un desdén tan profundo me pasea por las letras degastadas que no quiero más cartas sobre mesas inhóspitas al rezo, sino puntos sobre íes de signos sacros y bostezando confesas, no importarme el lugar donde las rompan los carteros del fastidio… Vacío de edades, desgajado el optimismo en anuarios de patéticas creaturas que no oyeron, mudo… me arrincono en el bochorno de esta tarde como un títere callado… que se conforma con el hilo que le toca en su senecto teatro y sin avisos al usuario de mi nombre ni recados al lector analfabeta me corrijo la función desprogramada y reitero desnudo las escenas censuradas por silicios encrespados adaptándome al proscenio donde caigo abandonado.
Obvio es que los privilegiados magos (de donde viene la palabra maestro: magis, magister; el que sabe más) o sacerdotes se enfocaran en el grámatos (escritos “sacros”) heredado de mitos, acciones instrumentales, estratégicas y comunicativas, según terminología de Habermas, y que un Hesíodo o un Homero, fueran leídos con una hermenéutica rigurosa que se extiende hasta la Edad Media: cuidado de que el texto estuviera bien escrito, bien pronunciado, bien leído, bien descifrado.
Cuando todo se convierta en invisible y nada a los sentidos llegue, entonces surcarán dentro del alma aromas de jardines celestiales... sonar de los sacros campanarios...
Verginia, la hija de Aulo Verginio, un patricio, se había casado con el cónsul plebeyo, Lucio Volumnio, y las matronas la excluyeron de sus ritos sacros por haberse casado fuera del patriciado.
En cuanto a los bosques, selvas y lugares retirados, que reprendía Aper, a mí me causan tanto placer, que los cuento entre los principales frutos de los versos; porque éstos no se componen en medio del bullicio, ni teniendo de espera al litigante ante la puerta, ni entre el luto y el llanto de los reos, sino que el ánimo se retira a los lugares puros e inocentes y goza de los recintos sacros.
He allí… la espera de ser con todos desbaratada por rabias de oro, tendida entre los espejos que se persignan sus sacros cuentos, asesinada en la transparencia de turbias ventas.
retorno a sus orígenes de nómada que lo fragmenta en su arenaria espera, bajo sábanas sin nadie, eclipse de su extravío, configuración de llama sin oleos sacros y mar que se derrite en el incendio de su alcoba...
¿Es éste, es éste el semblante en quien los ángeles todos, con temblor reverentes, fijan los sedientos ojos? ¿Éste, a cuyos sacros rayos el serafín respetoso en las abrasadas plumas oculta trémulo el rostro?
Entre las rotas cúpulas que oyeron sacros ritos ayer, torpes reptiles anidan, y en la sala que gozosos banquetes vio y amores, hoy sacude la grama del erial su infausta espiga.
Con tardo vuelo y canto, del oído mal, y aun peor del ánimo admitido, la avergonzada Nictimene acecha de las sagradas puertas los resquicios, o de las claraboyas eminentes los huecos más propicios que capaz a su intento le abren brecha, y sacrílega llega a los lucientes faroles sacros de perenne llama, que extingue, si no infama, en licor claro la materia crasa consumiendo, que el árbol de Minerva de su fruto, de prensas agravado, congojoso sudó y rindió forzado.
Penden, además en los sacros umbrales multitud de armas, carros cautivos, corvas segures, penachos, enormes cerrojos, dardos, escudos y espolones arrebatados de las naves enemigas.