saeta

(redireccionado de saetas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para saeta

flecha

Sinónimos

Sinónimos para saeta

flecha

Ejemplos ?
Y quien, sin estar herido por flecha o lanza, hubiera recorrido el campo llevado de la mano y protegido de las saetas por Palas Atenea, no habría reprochado los hechos de armas; pues aquel día gran número de teucros y de aqueos dieron, unos junto a otros, de bruces en el polvo.
No quieras tú, señora, de Némesis airada las saetas probar, por Dios, agora; baste que tus perfetas obras y fermosura a los poetas den inmortal materia, sin que también en verso lamentable celebren la miseria de algún caso notable que por ti pase triste y miserable.
Habrá, pues, señor, seis años que en la batalla sangrienta que tuvimos con los Moros en Jerez de la Frontera, militó Don Juan de Luna, de cuyos rayos pudiera el mismo sol envidiar fuego para sus saetas, porque su valiente espada era encendido cometa que a fuego y sangre amenaza la berberisca potencia.
Leto recogió el corvo arco y las saetas que habían caído acá y allá, en medio de un torbellino de polvo; y se fue en pos de la hija.
Clavó en la arena, a lo lejos, un mástil de navío después de atar en su punta, por el pie y con delgado cordel, una tímida paloma, e invitóles a tirarle saetas, diciendo: “El que hiera a la tímida paloma, llévese a su casa las hachas grandes; el que acierte a dar en la cuerda sin tocar al ave, como más inferior, tomará las hachas pequeñas.
He de decirte, pues, ya que tanto ponderas tus beneficios, que Cipria sola, no otro dios ni hombre, me salvó en mi navegación. Sutil es tu ingenio, y te será enojoso que yo cuente cómo te forzó Eras con sus inevitables saetas a libertarme.
Vistiola, al nacer, el cielo De aquella gracia inefable Que embelesa los sentidos Y avasalla libertades Los ojos que destinados Al Dios de amor fueron antes, Para que en vez de saetas Los corazones flechase, A esa homicida se dieron Negros, bello, centellantes, A convertir en cenizas Cuanto con ellos alcance.
El lento escuadrón luego alcanzan de serranos, y disolviendo allí la compañía, al pueblo llegan con la luz que el día 645 cedió al sacro volcán de errante fuego, a la torre de luces coronada que el templo ilustra, y a los aires vanos artificiosamente da exhalada luminosas de pólvora saetas, 650 purpúreos no cometas.
CAPITULO XVI De Apolo y Diana y de los demás dioses escogidos, que quisieron fueran partes del mundo A Apolo, aunque le tienen por adivino y médico, con todo, para poderle colocar en alguna parte del mundo, dicen que él es también el Sol, y asimismo su hermana Diana la Luna, que obtiene la intendencia de los caminos, queriendo sea doncella, porque no pare o produce cosa alguna, y asegurando que ambos tienen saetas, porque estas dos estrellas llegan con sus rayos desde el cielo hasta la tierra.
Por su mano se entretenía en afilar en los ratos de ocio las agudas saetas de su ballesta de marfil, él domaba los potros que había de montar su señora, él ejercitaba en los ardides de la caza a sus lebreles favoritos y amaestraba a sus halcones, a los cuales compraba en las ferias de Castila caperuzas rojas bordadas de oro.
El amor propio recibió tales golpes, tal lluvia de saetas, unas impresas, otras de viva voz, otras consistentes en hechos, tales como desaires, desdenes, desprecios, que de aquella vez Ventura se convenció de que algo se le moría dentro del alma.
Al principio el dios disparaba contra los mulos y los ágiles perros; mas luego dirigió sus mortíferas saetas a los hombres, y continuamente ardían muchas piras de cadáveres.