santurrón

(redireccionado de santurrona)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para santurrón

Ejemplos ?
Ovilo escribió una breve biobibliografía suya y Juan Antonio Almela redactó su biografía para El Museo Universal (IX, 1865) La Nación El barbero La santurrona El hortera La cigarrera El boticario: El Romanticismo en el marco literario español.
Aimée, no se conforma con haber perdido a Juan frente a la santurrona de su hermana, prepara una jugarreta y esconde un retrato de Andrés donde Mónica le declaraba su amor entre la ropa que ella dejó en casa de su madre y la envía a casa de Juan.
El editor Ignacio Boix lo llamó también a colaborar en la colectiva Los españoles pintados por sí mismos (1843), al que aportó los tipos de "El barbero", "La santurrona", "El hortera", "La cigarrera" y "El boticario".
Aparecen estos nuevos personajes: Criado perezoso pero buen servidor de su amo Siervos de la gleba, es decir, esclavos agregados a una heredad que seguían manteniendo ese estado al cambiar de dueño Vieja nodriza Tío avaro Tutor ladrón Jovencita santurrona Cortesana Uno de estos personajes se transformaba a menudo en el gracioso de la historia, como ocurrió más tarde en las comedias de Molière y de Tirso de Molina.
Interesado e indeseable que abandona y burla a su compañera ante el chantaje económico de doña Juana, permitiendo además que a Casandra le quiten sus hijos y queden bajo la tutela de la rica y santurrona Casilda, triste madrastra.
Pero ello será a condición de que abandone a Casandra (la mujer con la que vive y ha tenido dos hijos) y se case con Casilda, la hija santurrona de un amigo, y permita que los referidos hijos sean educados, lejos de su madre, en un "ambiente de valores religiosos".
En el video musical que acompaña la canción, Madonna representa a dos personajes diametralmente opuestos: una niña santurrona y una apasionada latina; el estilo latino y el traje de flamenca rojo que usó marcaron tendencia más adelante.
¡Verás como, el día que vuelvan a mandar los realistas, te ahorca el Rey absoluto! -¡Eso lo veremos! ¡Santurrona! ¡Beata! ¡Lechuza!
Humano como Luisa Michel, sincero como Pi y Margall, nunca poseyó bien que no fuera de los necesitados ni concibió pensamiento que no expresara sin ambigüedades y sin reticencias, viviendo en contradicción abierta con la España santurrona e hipócrita donde había nacido.
Cuando nos casemos, te dije un día y tú te molestaste tanto que dijiste que era demasiado esperar y que mejor, el se adelantaría con otra que había conseguido, menos santurrona y burguesa que yo.
-¡Huy sí¡ ¡Qué estudiosa me saliste! ¡No seas teatral! No te queda hacerte la santurrona. Esta es tu oportunidad; aprovéchala. Es muy buen partido.