satirizar

(redireccionado de satirizados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para satirizar

criticar

Sinónimos

Ejemplos ?
Esto era gordo, muy gordo, en tiempos en que la sangre de la mayoría de los limeños no era roja o plebeya como hogaño, sino de añil subido Los satirizados pusieron el grito en el séptimo cielo de Mahoma, y aun hubo quien pretendiera encomendar el desagravio a fornido negro caporal de hacienda, el cual, armado de gruesa tranca de algarrobo, se comprometió a dejarla caer a plomo sobre las costillas del insolente autor, y seguir menudeando los garrotazos hasta verlo molido y como para las andas de la caridad.
Petronio describe con admiración cómo un hombre con un pene enorme en un baño público buscaba encuentros excitado. Muchos emperadores romanos son satirizados por rodearse de hombres con grandes órganos sexuales.
La trama se centra en la política estadounidense y en los lobbys del Congreso de Washington D.C., los cuales son satirizados en la producción.
Recuperando esa cultura, Valle-Inclán, en 1910, escribió para marionetas unas obras en que ciertos personajes eran satirizados y presentados como esperpentos.
Por demás, renovó la predicación, viciada por los excesos culteranos satirizados por el padre José Francisco de Isla, usando en sus sermones el modelo estatuido por fray Luis de Granada en su Retórica eclesiástica.
El autor dibujó por primera vez a John Bull en un panfleto titulado Law is a Bottomless Pit (La ley es un pozo sin fondo, en español), donde ridiculizaba a William Hogarth y otros escritores británicos, satirizados en la figura de un toro (bull, en inglés).
No obstante el pasado demócrata de alguno de los próbulos como Sófocles y Hagnón, Los probuloi fueron satirizados por Aristófanes en su comedia Lisístrata.
Los años 70 fueron un periodo de renacer para el cine en la ciudad al presentarse en 1972 el documental Chircales, grabado en los barrios Tunjuelito, y los Chircales de la Hacienda Molinos en la actual localidad de Rafael Uribe Uribe, lo cual generó en muchos documentalistas y cineastas que posteriormente serian los generadores de la edad de plata del Cine Colombiano a Bogotá como un escenario de gran interés para producir, por sus eventos sociales, siendo filmados o satirizados años después.
Los escritores mismos están satirizados en el episodio, ya que son descriptos como perezosos y pretenciosos con ideas poco originales.
Se recuerdan especialmente sus novelitas satíricas, como por ejemplo Los anteojos de mejor vista considerada un antecedente de El Diablo Cojuelo de Luis Vélez de Guevara; en ella el licenciado Desengaño (alegoría) ve desde lo alto de la Giralda y gracias a unos anteojos que lleva sobre la nariz, la realidad de la vida, como luego la muestra el Cojuelo al estudiante levantándole los tejados de la Corte. Aparecen escribanos, médicos y escritores satirizados.
Hay noticia, un tanto fabulosa, de que el emperador Augusto hizo exhibir un joven llamado Licino que no tenía más de seis decímetros (poco más de medio metro) de altura, no pesaba más de 8 kilos y que, sin embargo, poseía una voz estentórea. Galba, Capitolino y Cecilio son nombres de famosos bufones satirizados por Marcial.
Estos enfrentamientos fueron satirizados por Charles Kingsley como “La gran cuestión del hipocampo”, que concluyó con la derrota de Owen y sus seguidores.