Ejemplos ?
Un día no pude más y le dije a Manuel Químper a boca de jarro: –Mire usted, Manuel. El subprefecto de Contumazá es un sinvergüenza, está conspirando, me consta, porque es primo hermano de mi cuñada...
Ven acá... os dejo bien...» Y es fama que la madre refunfuñaba: «¡Y el sinvergüenza no lo hacía más que para sobarla...! ¡Habráse visto...!» Y luego vino, como es natural, la ruptura.
Y como Saturno era tan arrojado, se metió, y como el otro fue tan sinvergüenza que no quitó el machete y lo dejó siempre de punto, punta fue, que Saturno cayó redondo y que ahí lo está llorando la pobre Higinia.
Porque vamos a ser francos aquí todos nosotros, que para eso estamos conversando de igual a igual: ustedes tienen parte de la culpa también (EXCLAMACIONES), porque aquí venía un pillo y hasta lo aplaudían; caía un candidato descarado, sinvergüenza e incumplidor y sacaba tantos o más cuantos votos, ¿de dónde salían?
¿Y qué anda haciendo, mi señora? ¿Qué vientos la traen por el juzgau? -Vengo de testiga de mi marido, que ese sinvergüenza de... -¿De testiga, mi señora?
–Eso te honra. Pues bien; le tuve que despachar al haragán y sinvergüenza aquel, pero... –¿Qué, te persigue todavía? –¡Todavía! –¡Ah, como yo le coja!...
La cara se le desencajó; le temblaban los labios como si tuviera tercianas. "Yo mato a esa arrastrada, a esa sinvergüenza". Y, atontado y frenético, se lanza a la cocina, agarra una astilla de leña, y cada golpe escupe sobre la hija un insulto, una desvergüenza, una bajeza.
¡Creo que echaba de menos el fraternal afecto prometido por la ingrata! -¡Oh! ¡qué hombre tan sinvergüenza! -exclamó mamá Teresa; interrumpiendo su plegaria-.
Los amos se arrodillan un instante, para luego aplastarse los tres peor que unos sapos. El negrazo se escurre como diablo que ve cruz, y la bollona sinvergüenza se queda muy oronda metida entre aquella machería.
IV Si estúpido y sinvergüenza estuvo Mendoza con su recurso de desistimiento, tres días después acabó de consolidar su reputación de tonto de capirote, presentando nuevo escrito que, por ser típico, quiero copiar ad pedem literae : "Iltmo.
Una de las causas de que hubiese tantos chivatos en el país es que había tanta miseria en este pueblo, ha habido tanto mal ejemplo en este pueblo, ha habido tanto gobernante ladrón y sinvergüenza, ha habido tanta impunidad, que yo recuerdo casos de chivatos por miedo, casos de chivatos por infelicidad, de este tipo moralmente sin contextura ninguna, tipo cobarde, que del miedo que les tenía a los soldados de la dictadura pues iba allí a dar una noticia lleno de terror y lleno de miedo.
Mi hermano, podrido de onzas, y nunca un cuarto me da... Allí tiene en casa una pingarrona, dispensando la cara de ustedes, sinvergüenza, que todo se lo come...