Ejemplos ?
Lagerfeld es conocido por su gusto y costumbres elitistas, de una excentricidad a veces snob, que no duda en mezclar con guiños a la cultura de consumo y a las estrellas populares.
Los sellos discográficos no se atrevían a editarla. Lo consideraron un snob irrespetuoso que componía música híbrida, con exabruptos de armonía disonante.
(1923) Reno (1923) Another Scandal (1924) Gambling Wives (1924) Why Men Leave Home (1924) Happiness (1924) Miami (1924) Sinners in Silk (1924) The Snob (El vanidoso) (1924) Her Market Value (1925) Declassée (1925) Dangerous Innocence (1925) Zander the Great (1925) A.
Aoi Sakuraba en Ai Yori Aoshi, Kasumi Tendo en Ranma ½ y Chizuru Naba en Negima) La princesa es similar pero puede tomar un tono satírico, implicando una actitud sobresalida y snob.
De este trabajo salieron temas como «Muevan las industrias» sobre la cesantía, «¿Por qué no se van?» dedicado a los artistas snob y «El baile de los que sobran» sobre la desigualdad en la educación.
En este caso las personas wannabes o vulgarmente llamadas "guanabis" son quienes piden consejos a las personas que padecen la enfermedad para poder bajar de peso. Madonna wannabe Posero Snob Newbie Farb
Sus libros posteriores declinaron en popularidad así como el gusto público en la literatura de misterio cambiaba. Se mudó a un ático y disfrutaba gastar su fortuna en forma similar a como lo hacía el elegante y snob Vance.
Excuse Me (1925) de Alf Goulding. The Snob (1924) de Monta Bell. El que recibe el bofetón (He Who Gets Slapped, 1924) de Victor Seastrom.
-Una traición. -Amanecer soleado con un fondo de azul rococó. ::::-Dormir. :::-La portada de un disco snob. -Una cruz. ::-Una vagina opresora.
En el francés del viajero británico la de Alzueta quiso oír alabanzas de su belleza, de que ella jamás había dudado; pero algo más debía decir el mozo, porque el tono de su voz, el gesto que acompañaba a sus palabras, no significaban entusiasmo, sino cierta desdeñosa lástima sincera, algo mezclado de tenue y discreta burla... En fin, pudo oír perfectamente que Alejandro Bryant de ella, de Rosario. Que era... snob. «¡Snob!».
Una terrible corazonada la hizo ponerse roja de vergüenza: un presentimiento le decía que snob era la manera de decir cursi en inglés.
Si no fuese por la moda, ese ídolo que reconocieron los griegos, la de Casa-Pinar sería una perfecta hermosura. No es la Venus Urania, es la Venus... snob.