soñar

(redireccionado de soñadas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para soñar

ensoñar

Sinónimos

fantasear

Sinónimos

Ejemplos ?
están ahí, 1 poema el amor triste apagado y enfermo se sufre con dolor y angustiada pasión, 1 poema viejo pascuero: gran negocio mundial muy bien inventado, 1 poema quebradas sureñas en verano soñadas...
Descansarán andando al pie de esta carrera, sollozarán pensando en vuestras órbitas, venturosos serán y al son de vuestro atroz retorno, florecido, innato, ajustarán mañana sus quehaceres, sus figuras soñadas y cantadas!
u luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el carácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia.
En lugar de comprar las golosinas soñadas por su edad, como tantos niños, ella guardaba el dinero que alguna vez le daban por un quehacer cualquiera, en previsión del momento de la escasez.
Una sola joya tengo, que la estimo en más que a la vida, que es la de mi entereza y virginidad, y no la tengo de vender a precio de promesas ni dádivas, porque, en fin, será vendida, y si puede ser comprada, será de muy poca estima; ni me la han de llevar trazas ni embelecos: antes pienso irme con ella a la sepultura, y quizá al cielo, que ponerla en peligro que quimeras y fantasías soñadas la embistan o manoseen.
Si lo creéis no os acercáis ni por los pies ni por las manos, a mi opinión, con arreglo a la que tanto han podido ser soñadas por Homero u Ovidio en sus Metamorfosis, como los sacramentos por el evangelio”: “Ennio, padre de los poetas latinos.” “Practicando todas las artes de leer las letras no aparentes, que enseña Aristóteles.” “Como dos Aulo Gelio, lib.
Me lo mató ese Aguirre!". Vino la enseñanza: Dimitas deletreaba, Dimitas escribía en la arena, leyó después de corrida e hizo planas que ni soñadas.
De oro y azul estancias fabulosas, Nunca soñadas de alarife moro, Alcázares de gnomos y de silfos, Escondidos talleres Donde el martillo de los genios suena, Trémulos lagos donde hierve el oro, Y un sol que centuplica sus ardores Sobre el mezquino sol de nuestra esfera, E infunde en nueva tierra y nuevos cielos Una oculta virtud germinativa, De nueva creación producidora.
XIV Anhélito solar, ansia de vuelo, me enredo en tu estratósfera tejida entre fugaces perlas –estrellas volanderas– viajeras desahogadas de su jaula y me asfixio en tu universo de vitales alas para matar mi muerte y revivir la vida en el placer de la volanza unida, triángulo dialéctico de cielos, espiral de fogatas convencidas, que se propone conquistar esferas apenas si soñadas por espigas.
Y aquel amargo adiós que ella me daba; los tristísimos ayes que exhalaba; la tierna bendición con que a sus hijos por siempre de su lado despedía; aquellos ojos lánguidos, que fijos en el cielo tenía; la mortal palidez de su semblante; su actitud de paloma agonizante; su sacrificio, en fin, y esos clamores que en torno a su cadáver estallaron, ¡fuesen sólo fantásticos dolores, soñadas amarguras, que pasaron!...
No serán tus ilusiones »Ni reales ni soñadas »Ni sabrás para tu mal »Que aquel que a la tumba baja »Por soñar ofensas mías »Duerme allí sin soñar nada.» Albin Hamad en el coso Luce con primor sus galas Y de mil diversos modos Es su letra interpretada.
Bebiendo la esparcida savia francesa con nuestra boca indígena semiespañola, día a día cantamos la Marsellesa para acabar danzando la Carmañola. Las ambiciones pérfidas no tienen diques, soñadas libertades yacen deshechas.