soñar

(redireccionado de soñando)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para soñar

ensoñar

Sinónimos

fantasear

Sinónimos

Ejemplos ?
Sir Robert ha estado llamándote. A mi abuelo le parecía que estaba soñando. Buscó al extraño, pero había desaparecido por el momento.
Este recuerdo era el que más amargura le proporcionaba,; ella sabía que su hombre no vivía más que mirándose en sus ojos, que un capricho suyo por satisfacer era una espina clavada en su pecho, y sabiendo que vivía rabiando por no poder tenerla como a una reina en su trono, y soñando con echarse al tabaco para que se acabaran ya de una vez estrecheces y amarguras, había ella cometido la imprudencia de confiarle sus tan vehementes deseos de darle un boca abajo a la mujer del Chirimollo.
La sierra se ofrece llena de heridas cicatrizadas, o estremecida de agudos cauterios de luces blancas. Thamar estaba soñando pájaros en su garganta al son de panderos fríos y cítaras enlunadas.
Duérmete en dichosa calma, niño, puro cual celaje del Edén, duerme hoy sin que en el alma venga el pesar su brebaje a verter. ¿Sonríes?... ¡Estás soñando! ¡Quién nunca esos sueños supo explicar!
Insensiblemente, todos los comerciantes del patio se acostumbraron a utilizar los servicios del cingalés, menos Mahomet, que soñando una noche que se estaba haciendo afeitar por el barberillo de Puloli, se despertó sudoroso de terror.
Te digan los caballeros Que por tus favores lidian, Y las damas que te envidian El cantar del trovador; Y en la tibia madrugada, Tus labios sobre su frente, Duermas tú tranquilamente Soñando sueños de amor.
En el mismo instante Ogenio toca en el bolsillo a Antón para advertirle que quiere ventilar la duda que le preocupa, y éste, siempre soñando con los ladrones, sobrecógese de horror, dáse por muerto, quiere huir, tropieza con su mujer y cae sobre ella: apresúrase el otro a levantarle, pierde el equilibrio y da de hocicos sobre los dos caídos; acuden, al estrépito, los demás personajes; creen que aquello es una lucha, enmaráñanse para separarlos, empújanse los unos a los otros, y al cabo y al fin caen todos amontonados sobre la desdichada mujer que grita y se lamenta medio sofocada por tan enorme peso.
No hay trabajo que le arredre, ni contrariedad que apague su fe: la fortuna está sonriéndole detrás de sus desdichas, y la ve tan clara y tan palpable entonces como la vio de niño, cuando, soñando sus ricos dones, se columpiaba en las altas ramas del nogal que asombraba su paterna choza.
El gobernador de la provincia, a quien pude interrogar, me enteró de que era una mujer que había sido muy bella, que tendría ahora más de cincuenta años, y que no se dejaba ver porque, en un choque de trenes, había quedado desfigurada por completo, con la cara llena de costurones. Pero yo seguí soñando con ella...
La crítica de que no hemos vivido o experimentado nada, sino que lo hemos pensado en una forma especial -soñando-, no surge hasta el despertar.
Un tronco acaso creyólo; Y sin volverlo á mirar, A la corriente dejólo; Mas el hidalgo iba solo Y oia cerca llorar. Registra la faz inmensa Del agua maravillado Y que está soñando piensa; Nada hay en su tabla estensa, Y oye llorar á su lado.
Viejo portal de la temida escuela de mi niñez, en cuyo fondo oscuro aún mi alma al flaco preceptor recela, plaza de nuestros juegos; tosco muro del caserón, en donde la fantasma del cuento me figuro que aún de noche se esconde; iglesia adonde, niño, fui a extasiarme en las luces y en las flores, mancebo, fui a las citas del cariño, y hombre, a implorar consuelo en mis dolores; aulas donde al concurso explicaban las ciencias sus secretos, mientras que yo las páginas del curso llenaba de sonetos; cuarto de mis lecturas; casa natal deshabitada y vieja; calle de las nocturnas aventuras, cuando rondaba la entornada reja; alamedas del río donde vagué soñando a mi albedrío...