sochantre


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para sochantre

Ejemplos ?
Así, el cuento Los grajos del Sochantre ha sido llevado a la pantalla grande por José María Martín Sarmiento (Chema Sarmiento) en El filandón (1984), película en la que se relatan cinco historias (Díez relata la suya; y lo propio hacen Pedro Trapiello con Láncara, Antonio Pereira con Las peras de dios, José María Merino con El desertor y Julio Llamazares con Retrato de bañista); la novela La fuente de la edad fue rodada en 1991 por Julio Sánchez Valdés para Televisión Española.
Pero residió preferentemente en Santiago, donde permaneció hasta su muerte, siendo cura, vicario general y sochantre de la catedral santiaguina.
Se celebran los oficios divinos", y tienen para su servicio, un cura, un teniente, 6 presbíteros, un sochantre, un sacristán nombrado por este, un crucero y 2 acólitos.
Se nombraron después otros vocales suplentes o ciudadanos agregados: Sebastián Arrieta (tesorero), Dr.Antonio Avila, Francisco Diego Palacios y José María Santos Rubio (comerciantes), Buenaventura Bueno y Francisco Javier Iturres Patiño (sochantre).
Le acompañaron su hijo, Luis, que tocaba el violín y los cantores Remigio Oliva y Manuel Fragoso (éste último le sucedería a su muerte en 1828). A ellos se unió Nicolás González, el antiguo sochantre de Los Remedios, más tarde se incorporaron otros mozos de coro.
También había un sacristán para que cuidase de las cosas necesarias al servicio divino de las iglesias, un chantre, sochantre para que cuidasen de que se observase la armonía del canto y enseñara a los que no la sabían.
Por haber acompañado a Almagro se le conoce como “el almagrista”, aunque nunca fue un militante fanático de dicho bando. En Lima fue vicario de la parroquia del Sagrario, así como sochantre de la catedral de dicha ciudad.
En el siglo XVIII, cuando una vieja se caía de bruces, la culpa era de Voltaire; cuando un sochantre reventaba de un cólico miserere, la culpa era de Rousseau.
¡No permitas que mi hermana emita un alegre cántico, Que explique, llorando, mis desdichas ante Ti, Que mi esposa exprese con dolor mis sufrimientos! ¡Que el sochantre deplore su amargo destino!
Acordaos, dijo Citofilo, de María Estuardo, que estaba honradamente prendada de un guapo músico que tenía excelente voz de sochantre.
Tras el prior, la composición orgánica e institucional de la iglesia iba seguida por los beneficiados, que a fines del siglo XV eran cuatro y en la primera mitad del siglo XVI uno de ellos (Pedro Jiménez), era a su vez prior de San Pedro; los capellanes, cuya existencia se justifica en un primer momento como sustitutos de los ausentes beneficiados, que gozaban de la prebenda pero no atendían al culto, y posteriormente como capellanes perpetuos, según la fundación de capellanías, quienes a su vez gozaron de la dote instituida siendo sustituidos en el cumplimiento del culto por los capellanes servidores; tras estos estaba el colector o administrador de la colecturia, el sochantre o maestro de ceremonias...
Se desempeñó como sacerdote sochantre en la catedral de Buenos Aires en 1857 previo haber obtenido en 1856 el rescripto pontificio de exclaustración para incorporarse al clero diocesano.