sucumbir


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para sucumbir

ceder

Sinónimos

caer

Antónimos

Sinónimos para sucumbir

morir

Sinónimos

Ejemplos ?
Véngase para acá... - En un principio el animal se mostraba renuente, pero la dama, sin sucumbir en su propósito, insistía perseverante y aniñada.
En la revolución francesa de julio de 1830, en el movimiento reformista inglés, volvió a sucumbir, arrollada por el odiado intruso.
Por experiencia, ¿cuántos niños, adolescentes y jóvenes hemos visto sucumbir en su entusiasmo por aprender, por ser, ante la rutina impositiva de muchos esquemas tradicionales barnizados de modernos?
Permíteme castigar al divino Alejandro que me ofendió primero, y hazle sucumbir a mis manos, para que los hombres venideros teman ultrajar a quien los hospedare y les ofreciere su amistad.
He aquí el alcance de esta divina palabra: La Iglesia apoyada en Pedro, cualquiera que sea la habilidad que desplieguen sus enemigos, no podrá sucumbir jamás ni desfallecer en lo más mínimo.
A menudo el padre de los dioses en un templo fulgente revisándolos, cuando los anuales sacrificios llegaban en sus festivos días, contempló en tierra cien toros sucumbir.
Mas ¿qué hará para obtenerlos, si tiene la desgracia de haber nacido en un pueblo en una época en la cual los sabios a la moda han puesto a una juventud frívola en estado de dar el ejemplo; en donde los hombres han sacrificado su gusto a los tiranos de su libertad; en donde uno de los sexos, no atreviéndose a aprobar lo que es adecuado a la pusilanimidad del otro, deja sucumbir obras maestras de poesía dramática y rechaza prodigios de armonía?
Hoy, ese desafió está en riesgo de quedar fuera, al margen de los nuevos procesos integradores del mundo, de las grandes corrientes del intercambio y de los recursos; eso seria debilitarse y sucumbir.
Vencida hace varios meses la Italia de Mussolini el único enemigo europeo de verdadera importancia —me refiero al régimen criminal que se había apoderado del Tercer Reich— acaba de sucumbir.
La senda que los australopitecos extraviaron, pero que en el siglo XXI podremos recuperar, si hay la intención de hacerlo para no sucumbir a las ambiciones mega monopólicas de unos cuantos, que al final serán la pérdida de todos, incluso de los que hoy se sienten poderosos, constituye uno de los grandes retos de la educación; si no, pocos quedarán para contarlo.
¡Pobre mujer! necesitaba una fuerza sobrehumana para no sucumbir a tantos infortunios. Sí, ella tenía la fuerza de la religión del crucificado, y desde que cayó cautiva en poder de los salvajes se había resignado al sacrificio.
Muchos de nuestros compañeros han caído, y sobre nosotros está suspendida la amenaza, una jauría famélica nos cerca esperando el momento de hincarnos el colmillo; hoy, mañana, a cualquier hora, en cualquIer sitio podemos sucumbir; pero mientras tanto nuestra pluma, barreta incansable y demoledora, sigue expugnando inexorable y tenaz las trincheras del crimen, abriendo el camino al porvenir vengador y justiciero, porque las venganza del pueblo son las justicias de los derechos del hombre cuando éstos juzgan a los privilegios del amo.