suelto


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para suelto

esporádico

Sinónimos

libre

Sinónimos

Sinónimos para suelto

artículo de prensa

Sinónimos

Ejemplos ?
Agradóse tanto mi amo de mi buen servicio, que mandó que me tratasen bien y me diesen ración de pan y los huesos que se levantasen o arrojasen de su mesa, con las sobras de la cocina, a lo que yo me mostraba agradecido, dando infinitos saltos cuando veía a mi amo, especialmente cuando venía de fuera; que eran tantas las muestras de regocijo que daba y tantos los saltos, que mi amo ordenó que me desatasen y me dejasen andar suelto de día y de noche.
Como me vi suelto, corrí a él, rodeéle todo, sin osar llegarle con las manos, acordándome de la fábula de Isopo, cuando aquel asno, tan asno que quiso hacer a su señor las mismas caricias que le hacía una perrilla regalada suya, que le granjearon ser molido a palos.
Lo cual oído por don Rafael, determinó pasar adelante; y no anduvieron mucho cuando dieron en los atados, que pasaban de cuarenta, que los estaba desatando el que dejaron suelto.
Un día que se bajaba así a uno de los albañiles, el que tenía la cuerda en lo alto gritó cuando la cubeta había llegado a la mitad de su camino: - ¡Ehhhhh! La suelto, Piertou - Escupe en tus manos, respondió Piertou.
¿Quién iba a aceptar entonces-y quién puede aceptar hoy mismo-la posibilidad de que si por ventura él no había leído el día de su publicación el artículo o suelto de referencia, lo haya dejado de leer así que-dos días después de salido-llegó a manos del Dr.
Si el declarante no se detenía a identificar por su fecha de publicación el artículo o suelto de El Comercio del Plata” a que hizo referencia y tampoco a establecer la data de la carta anónima “encontrada en las abanzadas” : ¿De qué podían valer sus precisiones relativas al plazo de ocho días que se le daba en aquélla al Dr.
– El viejo es uno de los nuestros, un hombre piadoso. ¿Adónde va a ir ahora? Suelto por ahí, es capaz de armar un escándalo delante de gentuza de poca monta.
¿Quién ignora-en efecto- que casi podría decirse sin exageración que en El Comercio del Plata desde su aparición en 1845 día por día los ataques y acusaciones más ofensivas y agraviantes al General Oribe? ¿Y cómo manejarse entonces para dar con el artículo o suelto del Dr.
En la misma carta no se indica expresamente que el artículo o suelto que motiva la reación de Un Vizcaíno fue publicado dos días antes pero (¡tanto mejor para la identificación!) se fija como fecha de su expedición el 13 de enero de 1848 y justamente en la edición de EL Comercio del Plata del 11, vale decir de “dos días antes” fue que apareció el artículo que en seguida –y sólo en la parte que ahora interesa-voy a sacar del olvido: “Empeñada la lucha (se viene refiriendo-con intención de justificarlo-al armamento de los extranjeros combatientes en la Defensa) la fortuna ha favorecido a nuestros enemigos.
Doblo el cabezal, que toma la mano, favoreciendo mi pretina, y yo, dudoso de añadir yerros a yerros, la lanceta entre los labios, y ella a las espaldas vuelto el rostro, mientras estudian excusas mis pensamientos, pregunto: «¿Sobre qué achaque os sangráis, que el pulso quieto niega expulsión a claveles, y yo ejecutalla temo?» -«No he consultado dotores (responde); pero, cayendo de un coche, experiencias mandan usar de tales remedios.» -«Pues, señora, le replico, pena en Madrid nos han puesto al sangrar sin permisión de los hijos de Galeno.» -«No hay aquí quien os acuse», replica; y yo, resistiendo, que no he de hacerlo porfío, y el listón del brazo suelto.
Pero, reportándose un poco, salió al corredor, y de allí, andando pie ante pie por no ser sentido, llegó a la sala donde la dueña dormía; y, viéndola sola, sin Leonora, fue al aposento de la dueña, y, abriendo la puerta muy quedo, vio lo que nunca quisiera haber visto, vio lo que diera por bien empleado no tener ojos para verlo: vio a Leonora en brazos de Loaysa, durmiendo tan a sueño suelto como si en ellos obrara la virtud del ungüento y no en el celoso anciano.
Y luego otro día siguiente por la mañana, he dicho Francisco de Olmos mandó llamar a los vecinos y a este declarante, que ya estaba suelto, y le preguntó este declarante al dicho Francisco de Olmos: qué quería y le dijo que hacer cabildo.