teñido


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para teñido

teñidura

Sinónimos

Ejemplos ?
Esperolo tranquilo el soldado, daga en mano y trabada una lucha breve, apenas de segundos, el teniente Torres caía sin vida en la vereda partido el corazón por una puñalada. Ramón Montiel levantó el brazo con el acero teñido en sangre caliente, y dijo iracundo que se allegase otro.
En un balcón de su casa, azotado y escupido, para que el pueblo le vea puso al inocente Cristo. Después de noche tan fiera, amanece el sol teñido de sangre, y en vez de rayos, puntas de juncos y espinos.
Damon, su caro amigo, que escuchando Estaba el dulce canto doloroso, Salió de dónde estaba, imaginando El caso lamentable y lastimoso, Y al sin ventura Tirsi vió espirando, Teñido de su sangre y polvoroso: El nombre amado en vano repetía, Y con suspiros tristes le decía: ¿Es esta la alegría ¡ay Tirsi amado!
? Omicron Un grito sin color en el ensueño de una noche rasgada por el llanto donde un loco pincel hecho de espanto borró sus espirales de alto sueño, cayó tras de unos labios sin diseño y su rostro teñido de amaranto sucumbió ante las garras del quebranto al ver su realidad de gris pergeño.
Y si Washington, peleando por la libertad de su patria, me parece un hijo de Marte teñido de sangre, y cubierto de polvo; recogiendo sus pocas hojas de tabaco en su corta heredad, se asemeja al hermano de Cares, rodeado de placeres y de abundancia.
El fogoso animal que le llevaba espuma enrojecida derramaba; su acero, su cañón, cuyo estallido, semejante al yalpor, daba la muerte, con su sangre no más se vio teñido.
El rey de Hibernia (aunque estuviese Orlando calado, y de la sangre asaz teñido, de aquella sangre que trajera cuando salió del monstruo en que se había metido) que el conde fuese anduvo barruntando; y más que por dar crédito al sentido, por creer, oyendo el caso en la floresta, que no otro sino Orlando haría tal gesta.
Trató, aunque inútilmente, de preocuparse de dos proyectos que consideraba importantes: el cambio electromagnético para máquinas de vapor, y el de una tintorería de perros, que lanzaría al mercado canes de pelambre teñido de azul eléctrico, bull–dogs verdes, lebreles violetas, foxterriers lilas, falderos con fotografías de crepúsculos a tres tintas en el lomo, perritas con arabescos como tapices persas.
Allí se están dos o tres días, unas junto a otras, en haces disciplinados, con su mástil único y oblicuo teñido de añil, su obra muerta de color añil, sus hombres hercúleos con anchos calzones azules, prietas camisetas de punto, boinas ajustadas, pipas en las bocas, semblantes triangulares, tallados en carne bruna por el hacha de un dios terco y simplista.
Envuelta en llamativos adornos, cargada de acres perfumes, teñido el rostro marchito y fingiendo acentos cariñosos, la prostituta acecha el paso de los hombres frente a su puerta maldecida por la gasmoñería, misma que la obligó a llevar al mercado social, los efímeros encantos de su cuerpo.
Mudó después de gola y de vestido, se lavó, se enjugó y echando al fuego el de sangre teñido, sentóse ante la llama con sosiego, diciendo con acento decidido: -Margarita, a la aurora es preciso partir.
Cuando esto hubo dicho, entregó a Ayante una espada guarnecida con argénteos clavos ofreciéndosela con la vaina y el bien cortado ceñidor; y Ayante regaló a Héctor un vistoso tahalí teñido de púrpura.