tener

(redireccionado de teníamos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • locución

Sinónimos para tener

poseer

tener que ver con

Sinónimos

Sinónimos para tener

deber

Sinónimos

Ejemplos ?
Finalmente, resta informar que el número de socios suscriptores ha sido más que doblado durante el trienio, pues al entrar al año 1936 teníamos 33 y hoy contamos 69”.
Pero quiero terminar diciéndoles que en la Argentina –terminar en cuanto a la deuda, tengo un poquito más para decir-, la disminución de la deuda total pública más privada en relación al Producto Bruto llegó al 32,2 por ciento. Creo que desde el empréstito de la Baring Brothers, de Londres, no teníamos una relación tan baja entre deuda y PBI.
arta LVIILos primeros movimientos son irreprimibles Habiendo vuelto de Baies a Nápoles, fácilmente me persuadí de que teníamos mal tiempo, por no exponerme otra vez a subir a la nave, pero había tanto fango a lo largo del camino, que asimismo se podría imaginar que había navegado.
Con lo cual vemos que realmente el vector energético es un vector también de competitividad de nuestra economía y por eso creo que, además, todo esto viene a cuento porque sé que hubo una denuncia durante mi ausencia de las cámaras transportistas acerca de que aquellos que recibían subsidio, se les pagaba un precio el gasoil y por eso hubo una denuncia. Esto es lo que yo llamo más que distorsión, economía o sintonía fina, cómo teníamos que ir sector por sector.
Una carta dirigida al señor teniente gobernador de la Ciudad de San Juan, pidiéndole más soldados: “que todos los de alta clase que se hallen presos en esa jurisdicción de sus mandos, sentenciados a los presidios de Patagones, Malvinas u otros, sean remitidos a esta capital, con copias de sus respectivas condenas y la mayor seguridad posible comprendiendo también en ellos a los desertores, contumaces en este delito”. Mire usted, hasta presos teníamos en Las Malvinas, no solamente población.
Hoy sacaron algunas fotitos, pero yo me acuerdo tapas y tapas de diarios anunciando que China dejaba de comprarnos soja, que no nos querían y que nos habíamos caído del mundo, y lo tenemos al Primer Ministro chino en la República Argentina durante 2 días para hacer acuerdos que hemos logrado con Agricultura y Ganadería, hemos abierto la importación del maíz para China que no la teníamos, hemos llegado a acuerdos con el BICE para préstamos y yo creo que lo más importante en materia de infraestructura también, porque estamos haciendo una obra central en infraestructura, pero central en varios sentidos; central porque vamos a modificar el sistema de transporte de carga de la República Argentina.
Él vino a desarmar ese conflicto, él siempre me decía que cuando entró en la Casa de Gobierno cerró la puerta de ahí del despacho y se vio que estaba solo, la Plaza llena de gente gritando todo el santo día, todas las rutas y los puentes cortados porque no había trabajo en la Argentina, porque teníamos al Fondo Monetario Internacional sobre nuestra cabeza, porque no había esperanza ni ilusiones y se propuso una Argentina en la que todos pudieran tener un trabajo.
De hecho cayeron nuestras tasas de crecimiento, y yo recuerdo a Lula diciendo algo así como que teníamos que convencer a nuestras sociedades, que teníamos que seguir consumiendo, que teníamos que poder seguir sosteniendo el mercado interno e integrarnos cada vez más para poder superar eso.
Porque esto no fue un crecimiento cualquiera el que experimentó la América del Sur, durante los años 90 la Argentina también creció al 7 por ciento, por ejemplo, sin embargo tenía un 25 por ciento de desocupados y tenía la mitad del comercio exterior que tenemos hoy y teníamos a miles, a millones de personas sin cobertura previsional; a millones de desocupados.
que, a más de amontonar ofensas a la divina justicia, que si tolera no deja sin castigo los crímenes, ha permitido que se haya visto obligado nuestro rey a haber de firmar la evacuación de este para poder retirar sin peligro la preciosa prenda de la reina nuestra señora, y los pérfidos ministros ingleses, despreciando tantas promesas, rompiendo tantas seguridades, han sacrificado la confianza que en la Nación Inglesa teníamos puesta, entregándonos a discreción a nuestros capitales Enemigos.
El 25 de Agosto de 1825 nos declaramos, al fin, independientes de Portugal y su legatario en la usurpación, porque no teníamos cuentas a cobrar a nadie más, y es así que dice especificándolo el artículo 2º de la célebre proclamación: “En consecuencia de la antecedente declaración, reasumiendo la Provincia Oriental la plenitud de los derechos, libertades y prerrogativas inherentes a los demás Pueblos de la tierra, se declara de hecho y de derecho libre e independiente del Rey de Portugal, del Emperador de Brasil, y de cualquiera otro del universo y con amplio y pleno poder para darse las formas que en uso y ejercicio de su soberanía estime convenientes”.
Al hacer lo que teníamos que hacer en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, escogimos escuchar la voz del eximio poeta chileno Pablo Neruda: "Preguntaréis: y dónde están las lilas?