tener

(redireccionado de tendrías)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • locución

Sinónimos para tener

poseer

tener que ver con

Sinónimos

Sinónimos para tener

deber

Sinónimos

Ejemplos ?
No sé cómo es que no te acuerdas de mí... - Tal vez.... pero... - ¡Sí! Tendrías unos dos o tres años apenas... - No recuerdo... Por más que hago el esfuerzo...
-Pues me parecería una buena idea; porque, ¿sabes, Peggotty?, así tendrías siempre el caballo y el carro para venir a verme, y podrías venir sin que te costase nada.
Cristo nuestro Señor respondió al presidente romano, que se arrogaba la potestad de absolverlo y condenarlo: «No tendrías ningún poder sobre mí si no te hubiera sido dado de lo alto»(4).
¿Quieres rodar por tierra y que se lastime con violencia tu viejo cuerpo, y que te arranquen oprobiosamente de mis brazos jóvenes? Tendrías que sufrirlo, y no es digno de ti.
—Y creed, señora —decía la falsa enredadora—, que no bastan hermosuras ni riquezas a hacer dichosas, sin ayudarse de cosas semejantes a éstas, que si supieses las mujeres que tienen paz con sus maridos por mi causa, desde luego te tendrías por dichosa y asegurarías tus temores.
-El secreto sólo lo sabré yo, y yo soy la responsable. Así, más seguro estará en mi pecho que en el tuyo. -Tendrías que valerte de otra persona. -Sin confiarme a ella, sí.
Lo digo porque no tendrías más que pronunciar media palabra el día que llegásemos a Aldeire y te creyeses libre de peligros, para zafarte de mi compañía y de darme la mitad de las halladas riquezas...
Por ejemplo, supón que son las nueve de la mañana, justo la hora de empezar las clases, pues no tendrías más que susurrarle al Tiempo tu deseo y el Tiempo en un abrir y cerrar de ojos haría girar las agujas de tu reloj.
¡Realmente eres una niña bastante tonta! -Tendrías que avergonzarte de ti misma por preguntar cosas tan evidentes -añadió el Grifo.
-No -dijo la Bestia-, no hay aquí otra dueña que tú. Si te molestara no tendrías más que pedirme que me fuese, y me marcharía enseguida.
Paco levantó la cabeza, miró fijamente a la Pelusita, y repúsole con turbado acento: -Yo no creí que tú fueses a tomar la cosa de tan malilla manera; yo creí que tú tendrías más reflexión.
Iba a afeitarse los bigotes, sostuvo la navaja en el aire y volviendo la cabeza, dijo: –¿Sabes? Creí que nunca tendrías el coraje de visitarme.