topacio

(redireccionado de topacios)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para topacio

jacinto occidental

Sinónimos

  • jacinto occidental
Ejemplos ?
Los topacios dorados, las amatistas circundaban en franjas el recinto; y en el pavimento, cuajado de ópalos, sobre la pulida crisofasía y el ágata, brotaba de trecho en trecho un hilo de agua, que caía con una dulzura musical, a gotas armónicas, como las de una flauta metálica soplada muy levemente.
Aquello fue una malita racha que ya pasó por fortuna, y ni engarzao en oro ni guarnecío de topacios quiero yo a ese hombre, que cuando habla parece que está concediendo pensiones vitalicias y cruces de San Fernando.
El sol se había puesto entre celajes, horribles nubarrones en forma de grandes montañas, de magníficos volcanes despidiendo a chorros su abrasadora lava, de góticos castillos de una antigua y exquisita arquitectura, de palacios encantados formados de granitos y adornados de topacios, rubíes, y esmeraldas, bordados todos sus contornos con dorados filetes, y reflejando resplandecientes fuegos, efecto sorprendente, producido también por los relámpagos que de vez en cuando iluminaban el lejano horizonte, que se perdía en la inmensidad de la tierra.
Metales Preciosos, al oro, la plata y el platino; X. Piedras Preciosas, las gemas siguientes: aguamarinas, diamantes, esmeraldas, rubíes, topacios, turquesas y zafiros; XI.
El fondo no se ha reconocido., ígneos topacios, y en que tienes volcada la urna de oro Nace el Paraná en las minas de oro de los portugueses.
Bajad al campo sangriento, solo la gloria está allí; y sin gloria y sin lauroles, ¿quién es el imbécil que acierta a vivir?» Más lejos, en otra morada hechicera do el sol reverbera con lumbre tenaz, do llenan las perlas los largos espacios, los ricos topacios, el jaspe y el oro, la seda y cristal, se siente el tumulto de báquica orgía, que en cántiga impía, discorde clamor, la mesa en desorden, manchadas las ropas, al son de las copas rameras levantan, sin alma y sin Dios: «Venid: la gloria es un sueño; amor sin fiestas, ¿qué es?
«¡En fin, la diplomacia...!» exclamaba el Papa, volviendo a suspirar, y despidiéndose con una mirada larga y triste del amarillo foco de luz, sol con manchas de topacios y esmeraldas que imitaban un rocío.
Recordó al Sol no de su espuma cana 705 la dulce de las aves armonía, sino los dos topacios que batía, orientales aldabas, Himeneo.
Manjares que el veneno 865 y el apetito ignoran igualmente les sirvieron; y en oro no luciente, confuso Baco, ni en bruñida plata, su néctar les desata, sino en vidrio topacios carmesíes 870 y pálidos rubíes.
Los diamantes se irisan y brillan como gotas de luz; semejan pedazos del cielo del trópico en las noches consteladas los oscuros zafiros; tú, rubí, ardes como una cristalización de sangre; las esmeraldas ostentan en sus cristales luminosos los verdes diáfanos de los bosques de mi tierra; tenéis vosotros, topacios y amatistas que ornamentáis los gruesos anillos episcopales, coloraciones suaves del cielo en las madrugadas de primavera, son azulinas, sonrosadas y verde pálidas las llamas que arden entre tu leche luminosa, ópalo cambiante; crisoberilos: vosotros brilláis con áureo brillo, como los ojos fosforescentes de los gatos, y quién dirá la delicia que procuráis a quien os mira, ¡oh, perlas!
huyendo sin joyas de mis pasos, evitando pedrerías bullicios, confundiendo los topacios, sin encontrar los hallazgos prometidos en su eclosionar de espectros...
Tachonó de topacios la sombra de sus noches estrelladas, llenando los espacios de eterno azul con brisas perfumadas; y ceñida de luz y resplandores, coronada de rosas y azahares, cual la diosa gentil de los amores, surgió España del beso de dos mares.