Toro


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para Toro

cachas

Tauro

Sinónimos

Ejemplos ?
Las tierras no cultiva nadie, se mullen los cuellos de los novillos, no, humilde, con los curvos rastrillos se purga la viña, no la hoz atenúa, de los podadores, del árbol la sombra, 41 no el terrón arranca con la inclinada reja el toro, 40 sucia robín los desiertos arados recubre.
Dióle el tirón el enlazador sentando su caballo, desprendió el lazo del asta, crujió por el aire un áspero zumbido y al mismo tiempo se vio rodar desde lo alto de una horqueta del corral, como si un golpe de hacha la hubiese dividido a cercén, una cabeza de niño cuyo tronco permaneció inmóvil sobre su caballo de palo, lanzando por cada arteria un largo chorro de sangre. —Se cortó el lazo —gritaron unos—: ¡allá va el toro!
Las espantables bestias prehistóricas, erizadas de dientes, púas y sierras; el oso de las cavernas, grande como un toro; el ciervo, enorme como un castillo y de sanguinaria ferocidad; toda la fauna horripilante, de formas fantásticas, aborto de una pesadilla de la Naturaleza, retrocedió en la noche, guiñando los ojos con aullidos de asombro, ante el rojo sol de la hoguera encendida en la lóbrega planicie, al amparo de cuya luz pudieron dormir tranquilos los humanos.
Una parte se agolpó sobre la cabeza y el cadáver palpitante del muchacho degollado por el lazo, manifestando horror en su atónito semblante, y la otra parte compuesta de jinetes que no vieron la catástrofe se escurrió en distintas direcciones en pos del toro, vociferando y gritando: —¡Allá va el toro!
¡Que me mueva! Aventuras de don Berrendo Toro Don Berrendo Toro torea con decoro y al pobre torero le quitó el sombrero. Con besos y besos, la vaca hace quesos.
El toro entretanto tomó hacia la ciudad por una larga y angosta calle que parte de la punta más aguda del rectángulo anteriormente descripto, calle encerrada por una zanja y un cerco de tunas, que llaman sola por no tener más de dos casas laterales y en cuyo apozado centro había un profundo pantano que tomaba de zanja a zanja.
—Malhaya el tropero que nos da gato por liebre. —Si es novillo. —¿No está viendo que es toro viejo? —Como toro le ha de quedar. ¡Muéstreme los c...
del S. Manuel Quintero.?El P. de la Cª de R. Fermín Toro.?El sº del S. José María Pelgron.?El sº de la Cª de R. Rafael Domínguez.
170 Júpiter todopoderoso, ojalá no, en ese tiempo primero, los gnosios litorales hubiesen tocado las cecropias popas, ni al indómito toro trayendo ominosos tributos, el pérfido navegante en Creta hubiese religado su cuerda, ni el malvado ese, escondiendo en su dulce hermosura sus crueles 175 consejos, en nuestras sedes hubiese descansado, el huésped.
-¡Oh! No es para subirse a los tejados, no es lo que viene ni un león ni un toro; poca cosa, señora, teniendo libertad, audacia y oro.
–Con siete centavos –agregó el señor Gualdi, a tiempo que pasaba un secante sobre la firma que en una planilla había rubricado el director. Entonces, éste, como haciendo un gran esfuerzo sobre su cuello de toro, alzó la vista.
Que a ti, si te concediera la que el santo Itono honra, la que nuestro linaje y las sedes de Erecteo defender asintió, que del toro asperjes con la sangre tu diestra, 230 entonces verdaderamente harás que en memorioso corazón por ti guardados estos mandados vivan, y ninguna edad los oblitere, de modo que una vez que nuestras colinas divisen tus luces, la funesta veste las entenas depongan de todas partes, y cándidas velas alcen las trenzadas maromas, 235 que tan pronto yo las divise, con alegre mente mis gozos reconozca, cuando a ti, de regreso, un tiempo próspero te asista.” Estos mandados, antes con constante mente teniendo, a Teseo, cual expulsadas por el soplo de los vientos las nubes la aérea cumbre dejan de un níveo monte, lo abandonaron.