totalitarismo


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con totalitarismo: racismo, comunismo, democracia
  • sustantivo

Sinónimos para totalitarismo

autoritarismo

Ejemplos ?
Que la bondad y la solidaridad son defectos a corregir. Que todo lo que sea pensamiento en común, en colectivo, es indicio de totalitarismo.
Este es el esquema económico del fascismo colonial. En política se comienza por el autoritarismo y se acaba sin remedio en el totalitarismo.
Y si se propone adecuar los medios de difusión masiva de la información a los contenidos programáticos, no es por un totalitarismo retrógrado ni un atentado a la libertad de expresión, sino porque tales canales han tenido la máxima responsabilidad en la distorsión de los grandes fines educativos que han fracasado hasta ahora y se hace necesario dominarlos para que no conduzcan el plan propuesto a un estancamiento neutralizante como tantas investigaciones lo han probado con la inutilización de los cometidos de la escuela, donde se dice que los maestros son los culpables.
Un largo período de vida ficticia, egoísmo, politiquería, demagogia, inoperancia y abandono o negación de los valores nacionales, creó las condiciones que permitieron a una minoría de audaces intentar el sometimiento de los chilenos a un totalitarismo denigrante de inspiración extranjera.
Si el viejo fascismo, el viejo totalitarismo nazifacista quería dominar pueblos, explotar tierras y hombres con la fuerza y la hegemonía militar, el nuevo fascismo colonial encuentra su apoyo en el hecho de que los grandes monopolios internacionales exploten despiadadamente los recursos naturales de su país; quiere evitar las tensiones y conflictos imponiéndose con mano férrea a las contradicciones económicas; busca la alianza entre los monopolios internos y los externos, o mejor dicho, la subordinación de los primeros a los segundos, y facilita, acabando con la libertad sindical, con los derechos de los trabajadores, la mayor explotación de la mano de obra por los monopolios internos y externos.
Pues hace tan sólo unas décadas que los nazis hitle­rianos también quemaron libros, y en los rescoldos de aquellas cenizas librescas prendió una nueva e implacable versión del oscurantismo, cuajada de absurdos prejuicios que no podían conducir sino a la barbarie característica del totalitarismo.
El señor Rodríguez de la Sotta.- No ha sido mi ánimo censurar a su Señoría, los hechos son hechos y dejo presentada mi renuncia al Senado. El señor Neruda.- ¡Esto es lo que deseaban provocar! ¡Totalitarismo! ¡Las órdenes del Gobierno!
Hagamos que los historiadores no recuerden que, cuando América fue la nación más poderosa del mundo, nos cambiamos al otro lado de la carretera y dejamos que las últimas esperanzas de paz y libertad de millones de personas fuesen sofocadas por las fuerzas del totalitarismo.
son formas auténticas de la rebeldía en cuanto a respuesta a la centralización y al totalitarismo del Estado, por la autonomía y la autogestión de la vida cotidiana.
No aceptamos la concentración del poder porque propicia el autoritarismo y el totalitarismo estatal que da lugar a la práctica de una actitud omnímoda, que restringe las libertades.
Obedeció, la actitud noble del Ecuador y su sacrificio a un imperativo de armonía continental y al deseo de mantener cohesionada la unidad espiritual de las naciones americanas, para impedir de que el totalitarismo europeo echara, en ese entonces, sus raíces en el suelo de América.
Y en esa medida la estatización de la banca, al procurar que una actividad tan importante esté en manos del Estado lleva al totalitarismo, y en ello no hay simple espanto, hay la convicción de que es un mal nacional, por que a mayor control de la economía por parte del Estado, a mayor control no como rector, sino como dueño, hay un agostamiento natural de todas las libertades y hay un agostamiento de la democracia.