Ejemplos ?
Por eso decía yo al empezar que muy bueno era el relevo del general Dulce por un hombre tan ejecutivo como el Caballero de Rodas, pero que no bastaba esto para tranquilizar a los españoles en Cuba, que se empeñan en no reconocer los sacrificios que en pro de sus intereses están haciendo otros muchos funcionarios de recién emisión, en cuyas manos, más que en las del capitán general, puede decirse que están las llaves de la isla.
El cura logró tranquilizar al pueblo, diciendo: que tal vez su señoría estaba indispuesto, y que por eso no habría acudido a cumplir como cristiano; pero que él se encaminaba a casa de la autoridad, para sin reparar en tiquis miquis ponerle la ceniza en la frente.
La señorita está enferma. Y mientras el cochero corría a un ventorro inmediato, Luis intentó tranquilizar a su mujer. -Vamos, Ernestina, serenidad.
Procuré tranquilizar a Fernando, y después; mientras el joven se reunía a su bella prometida, tuve deseos de ver aquella habitación donde Teresa había muerto, y me hice conducir a ella por un antiguo servidor de doña Catalina.
y llamando a los susodichos para que oyesen lo que se iba a tratar, suplicaron se congregase todo el pueblo, como se hizo, y propuesto el estado de inquietud y convulsión en que se hallaba el pueblo, meditando los medios más a propósito para sosegarlo, tranquilizar los ánimos de todos y evitar las opiniones, cada cual propuso su parecer a fin de que V.
Y, últimamente, se vio una representación del Procurador General en que reclamaba y representaba el perjuicio que el pueblo experimenta por la alza y subido precio que ha tomado el artículo de la azúcar, que de día en día recrecen los comerciantes; y que como un artículo que debe reputarse de primera necesidad, debía ponérsele tasa, para tranquilizar el clamor del pueblo: y los señores, instruidos de ella, acordaron se dirigiese al Superior Gobierno para que dictase las providencias que estimase oportunas.
Y no hay una declaración tajante y terminante, y los antecedentes no son como para tranquilizar a nadie, y por lo tanto nosotros consideramos insultante cada vez que se habla de que no se interviene, como una merced respecto a la soberanía de nuestro pueblo.
Aquello era asunto de Inquisición, y para tranquilizar su conciencia fuese el fraile a un comisario del Santo Oficio y le contó el romance, haciéndole formal entrega de la mula.
En efecto, a veces se hace necesaria la existencia de alguna impresión sensorial, en tanto en cuanto la misma sirve para tranquilizar el alma.
La providencia reclamada se termina a tranquilizar a un pueblo que sólo se conmueve por el deseo de su mejor defensa y conservación para su legítimo dueño y monarca el señor don Fernando VII.
Mi tía, tampoco, y estoy seguro de que aquella incertidumbre la hizo andar más de treinta leguas en su habitación. Lo más extraño es que la única persona a quien parecía tranquilizar un poco aquella pena interior y misteriosa era míster Dick.
R.R.H.: El juez nos quería tranquilizar, nos decía: “Ahora van a ser trasladados a la base, pero nosotros con el doctor Amaya los vamos a acompañar hasta allí”.