tregua


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para tregua

armisticio

Sinónimos

interrupción

Sinónimos para tregua

alto al fuego

Sinónimos

Ejemplos ?
Para ello, piensan algunos es necesario volver al viejo programa de confederación con los pueblos occidentales; renovar la lucha contra el usurpador y seguirla sin tregua hasta expulsarlo.
Los enemigos al ver la fiereza con la cual los MESHICAS se defendían sin saber de dónde sacaban tantas fuerzas, pactaron mejor por soportarlos y hacer que trabajaran para ellos como sirvientes. Humildes, pero orgullosos, los AZTECAS aceptaron esa tregua.
Pero, entretanto, me digo: ¿la época aquella era propicia para montar andamiajes costosos y pesados y hacer expedienteo inconducente, o imponía sólo el deber de mirar sin tregua a las medidas que contribuyeran a mantener la “unión sagrada” de los orientales en esfuerzo convergente hacia la independencia?
Laboraron sin tregua entonces, en la tarea de civilizarnos a la manera unitaria – pura ideología y bambolla – estos falsos apóstoles de la democracia nacional.
Detengamos esta guerra de recriminaciones, mezquindades, miopía y obstrucción y, a modo de tregua, abramos las compuertas al debate responsable y, sobre todo, a la búsqueda de soluciones.
Me gustaría señalar de nuevo que Estados Unidos está interesado en reducir las tensiones y detener la carrera de armamentos. y esta carta significa que usted está dispuesto a discutir una tregua que afecta a la OTAN y Pacto de Varsovia.
Le recordamos a usted señor Zedillo, que los zapatistas, sí estábamos dispuestos al diálogo y a darle una salida política a nuestros problemas, y le pusimos unas condiciones para la tregua para que después se diera el diálogo, pero usted respondió mandando más soldados, más aviones, más helicópteros, tanquetas y militarizando más el estado de Chiapas, entonces ¿cómo quiere usted que respondamos?, ¿quiere usted que agachemos la cabeza nuevamente?, ¿quiere que nos arrodillemos delante de usted como está acostumbrado?
Y aquella en que pediste, mansión santa con alborozo pío el celestial rocío para mí, débil niño, frágil planta; Y tantos ¡ay me!, tantos caros objetos que, en mis triste historia de miserias y de llantos, marcan a mis quebrantos breve tregua tal vez con su memoria: Todos yacen perdidos; que ausente del hogar en tierra extraña.
El mundo desde entonces, ha venido avanzando entre dos peligros: o la consolidación de una tregua armada sobre un simple equilibrio militar y político de potencias, o la aceptación de un conflicto bélico universal que podría acabar con la civilización del género humano.
¡Obremos luchadores! Nuestro deber es combatir sin tregua. No permitamos que aumente la lista de los sacrificados sin mermar el número de los sacrificadores.
Lucía fuera de sí de gozo, escribe a su marido estas líneas: «Esposo mío.» «Parece que la suerte quiere dar una tregua a nuestro dolor.» «Una de mis buenas indias, enternecida de mis lágrimas, y de tanto verme padecer, quiere endulzar mi cautiverio proporcionándonos esta noche una entrevista.
Y, si la impaciencia hunde en nuestros nervios su acicate de fuego, centupliquemos el esfuerzo, y que ella sea el rápido corcel que nos conduzca a la realización de nuestro ideal. Hay un freno para la impaciencia nuestra; la actividad sin tregua.