turbulento


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para turbulento

turbio

Sinónimos

revoltoso

Sinónimos para turbulento

Ejemplos ?
Y, a la verdad, motivo tienen para enorgullecerse de semejantes motes; pues es el caso que aquella tierra de Rota que tanto produce -me refiero a la de las huertas-; aquella tierra que da para el consumo y para la exportación; aquella tierra que rinde tres o cuatro cosechas al año, ni es tal tierra, ni Cristo que lo fundó, sino arena pura y limpia, expelida sin cesar por el turbulento océano, arrebatada por los furiosos vientos del Oeste y esparcida sobre toda la comarca roteña, como las lluvias de ceniza que caen en las inmediaciones del Vesubio.
Habló el doctor en términos tan claros y rudos, no sólo por falta de arte para disfrazar sus ideas, sino porque ya había formado juicio del carácter voluntarioso y turbulento de aquella especie de niño consentido.
El extraño vértigo y la terrible oscuridad me han abandonado, y ya no oigo ese sonido enloquecedor, turbulento, horrible, semejante a «la voz de muchas aguas».
Había extraños rumores en su seno, mmores de huracán encadenado; unas veces rodaba turbulento, otras, con paso lúgubre y callado.
La abierta y franca fisonomía del mozo, su carácter alegre y turbulento, la atrajeron insensiblemente, y el amor escondido hasta entonces en el fondo de su ser germinó vigoroso en aquella tierra virgen.
Que el grito turbulento de las facciones jamás consterne al vecino honrado, al buen ciudadano; no se oiga otra voz en el ámbito de la patria que la de la patria misma.
Y el ancho Danubio lamiendo las rocas con lengua rojiza que anuncie escarmiento, raudales de sangre dará en cinco bocas que corren al fondo del mar turbulento.
Antes de volver a agradecer a todos los argentinos, antes de volver a convocarlos a trabajar juntos, a la unidad nacional, un mundo turbulento, difícil, complejo que exige que todos depongamos parte de nuestras aspiraciones para poder lograr que el conjunto pueda realizarse y no solo los sectores, antes de terminar, quiero llamar a mi hija, a mi hijo, a Máximo, que no pudo estar la otra vez por lo que le había pasado a Rocío, estos son mi sostén también.
El celo, la fidelidad, el esfuerzo en perfeccionarse, la solícita caridad para con el prójimo y la prontitud bienhechora de aquellos religiosos cuya actividad se desenvuelve en los cuidados pastorales, en los hospitales y en la escuela, son y siguen siendo gloriosa aportación al bienestar privado y público; un futuro tiempo más tranquilo les hará justicia más que el turbulento que atravesamos.
Lo hemos logrado gracias a un acto de fe audaz que nos ha sostenido hasta el final, porque sin duda nos hemos dicho que para bien de la posteridad teníamos que echar una base firme para un futuro de tolerancia y de coexistencia armoniosa, libre del cáncer del racismo. En verdad, hemos encontrado nuestro camino en medio del mar turbulento de los acontecimientos.
Cuando con el rumor de bronco trueno preñado como el mar de espuma hirviente, que rebosa en los diques de su seno y corona su salto sorprendente, se desprende el Niagara, de su asiento, émulo del diluvio proceloso, rey de las cataratas turbulento, de masas de cristal turbio coloso; cuando con gran sorpresa de sí mismo, desde el aire azotado que domina, derrumba a las entrañas del abismo que le sirve de tumba cristalina; cuando el iris magnífico retrata en medio de brillantes surtidores de menudos aljofares y plata, que saltan con murmullos hervidores; cuando ruge feroz como tormenta, y al que mira embelesa o bien espanta, pues vierte los furores que alimenta en sus raudales líquidos...
La excesiva y a propósito alargada longitud de los enunciados que constituyen el texto de El Otoño del Patriarca permite adentrarnos en un mundo agónico donde los recuerdos se suceden imbricadamente entre violencias ternuras sexografías y vomitan los últimos instantes de quien moribundo hace el recuerdo de un pasado turbulento sin proponérselo por obra y gracia de un natural mecanismo síquico.