vagabundo

(redireccionado de vagabundas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo
  • sustantivo

Sinónimos para vagabundo

errante

ocioso

Sinónimos para vagabundo

Ejemplos ?
Ancestros de María Adelaida, Madame de Francia Un romance de Frédéric Lenormand, Les Princesses vagabondes (Las Princesas Vagabundas), está basado en el exilio de Mesdames en Italia entre 1791 y sus muertes.
Las especies más pelágicas, principalmente Procellariiformes, son grandes vagabundas, y los albatros de los océanos australes pueden circunvolar el globo durante la estación no reproductiva.
as olas gigantes, también conocidas como olas vagabundas u olas monstruo, son olas relativamente grandes y espontáneas que no se explican por el estado del mar ni por terremotos, y que constituyen una amenaza incluso para los grandes barcos y transatlánticos.
276-277. Se han registrado poblaciones de esta especie como vagabundas en Kuwait y Gabón, y su estado es desconocido en el Congo.
Son arañas solitarias y vagabundas durante la mayor parte de su vida, capturan sus presas cazándolas, ya sea corriendo tras estas, o permaneciendo quietas para pasar desapercibidas y luego emboscándolas, debido a que no construyen telas.
Y rompiendo con los temas acostumbrados por las corrientes poéticas actuales nos habla del psicoanálisis: “Laberinto de confusiones...” juntas de desdichas vagabundas… agentes reveladores de los enigmas…” “El mundo del acaecer privado...
Mas todas estas visiones sin voluntad ni color, cruzaron su fantasía en apiñado montón, como vagabundas sombras de ensueño fascinador que se perciben apenas desvaneciéndose en pos.
Por los barrotes del cenador y más allá todo alrededor se veía el río en la pradera dibujando sobre la hierba sinuosidades vagabundas.
Sigues con presteza tanta tu contento, que así encomiendas tu planta, como mi súplica, al viento.- Y en tan inocente afán, como su gusto entretienen, así vagabundas vienen, y así vagabundas van.
Jerezanas, colibríes de tápalo y quitasol, que vagabundas en la gloria matutina paraban junto a mis rejas, por espiar la joyente canción de mi madrina rememorando a Serafín Bemol: "Si soy la causa de lo que escucho, amigo mío, lo siento mucho..." Jerezanas, a cuyos rostros que nimbaba el denso vapor estimulante de la sopa, el comensal airado y desairado disparaba el suspiro a quemarropa.
Porque Menelao vuelve de Troya a su patria. Entrando en el puerto naupliano, arriba á la orilla tras de errar largo tiempo en sus correrías vagabundas desde Troya.
Tal vez unas en flores se truecan, y llamadas al cielo las otras, con millones de alitas compactas el arco iris espléndido forman. Vagabundas, ¿en dónde está el nido?