vedar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para vedar

Ejemplos ?
Las circunstancias venían a vedar, como antes de 1848, toda organización pública del proletariado; había que volver a organizarse, pues, secretamente.
Yo ningún tormento considero tan grande como contenerse. Esto solo vedar ni Júpiter puede. ¿Ríes, Fortunata, tú que sueles por la noche tenerme insomne?
Verdad que en Inglaterra no se ha visto aún lo ocurrido en América del Norte: vedar el desembarco de dos personas por el delito de vivir maritalmente sin ser casadas; pero ya lo veremos, que la púdica Albión no puede quedarse atrás en achaques de hipocresía.
Quando los fallaron & ellos vinieron assí vinieron sin color; ¡non viestes tal guego commo iva por la cort! Mandólo vedar Mío Çid el Campeador.
Otro dia movios mio Çid el de Bivar e passo a Alfama, la Foz ayuso va, passo a Bovierca e a Teca que es adelant e sobre Alcoçer mio Çid iva posar en un otero redondo fuerte e grand; açerca corre Salon, agua nol puedent vedar.
«Mas vos valdria, rapaz, ir buscar a vuestro padre».... --«Non departades comigo que vedar vos le he muy mal» ......................................................
26) toma decisiones concediendo la ciudadanía de Ucrania y la terminación de la ciudadanía de Ucrania, también concede asilo; 27) concede perdones; 28) dentro de los límites de fondos asignados en el Presupuesto Estatal de Ucrania para el ejercicio de su autoridad, establece órganos auxiliares consultivos, asesores y otros servicios; 29) firma leyes adoptadas por el Rada Supremo de Ucrania; 30) tiene el derecho para vedar leyes adoptados por el Rada Supremo de Ucrania como resultado de ellos para consideración del mismo.
e un otro miraclo vos querria contar Que cuntió en un monge de abito reglar: Quísolo el diablo dura-ment espantar, Mas la Madre gloriosa sopogelo vedar.
El palacio del duque El duque está preocupado porque Gilda ha desaparecido (Ella mi fu rapita! - "¡Me la han robado!" y Parmi vedar le lacrime - "Me parece ver las lágrimas"-.
Al percibir como principal problema el desequilibrio del comercio exterior que conllevaba la salida de metales preciosos al extranjero, desarrolló un pensamiento proteccionista (“vedar mercaderías labradas extranjeras”, “cargar grandes alcabalas a las mercaderías extranjeras”) que puede rastrearse a partir de las ideas compartidas por el llamado "grupo de Toledo" (Baltasar Elisio de Medinilla, García de Herrera y Contreras, Jerónimo de Ceballos, Juan Vázquez, Pablo de Moncada y Garcés de Molina).