vehemencia

(redireccionado de vehemencias)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para vehemencia

Ejemplos ?
En las vehemencias incesantes del hombre contemporáneo por descubrir formas artísticas diversas a las conocidas, solamente concluye por proyectar parcialidades de un estilo de vida relativo que le circunda y se parcializa; se vuelve minimal y compacto.
de Místíval:Despacio, amor mío, nada de insultos; todos nosotros protegemos a Eugenia, y podríais arrepentiros de vuestras vehemencias con ella.
Era el humo suave y social: de grises copos, deshechos blandamente y renovados sin tregua, su aroma sedante, adormecían las vehemencias verbales de la raza, narcotizaban las mentes y prestaban al diálogo cierto tranquilo tono de buen gusto.
tan distante fragante y olvidante no recorres esta sed de entrega... entrega que te labra cada noche tus ausencias, cada día tus presencias, cada sueño mis vehemencias.
Mi nave escapó de su imagen cuando el llanto la inundó de océanos que me ahogaron en su oleaje hasta desgarrar con anclas mis alas en entrega… Y en el fracaso volátil de mis vehemencias enigmas, avasallando vías lácteas, doblegando las hazañas, derrumbándome de hallazgos, la búsqueda inconclusa de mis pasos, desondados peregrinos de celajes, se recluyó en el silencio para aguardar los indicios de una fructificación desterrada entre los tiempos donde incesantes arpegios murmuraron escondidos, como quien solloza, los acordes contenidos de mis armonías.
—tierra labrantía— triunfó sobre del salitre y aunque las fatuas cavernas se oponían a su proeza va germinando vehemencias y renaciendo a la vida —espiga— Surcado de arantes fuegos se va impregnando de auroras para extender su simiente sobre las tierras infectas que pisan las negrecinas cumbres de huecos hechas.
¡Patria! Escucha el ideario de mi magisterio, nutrido de tus siglos, de tus vehemencias, de tus anhelos. Escucha la palabra estremecida de quien no sólo piensa, sino realiza; quien no sólo intenta, sino concluye; quien no sólo sueña; sino vive con el único pensamiento de no defraudarte jamás y ser acción creativa responsable y solidaria que contribuya a que tú trasciendas más allá de tu geografía y deposites en otras tierras los joyeles nacidos de ti para la nueva alianza terrenal: la patria total de lo humano, sin fronteras ni separaciones; tiempo de solidaridad cósmica.
sé que su mirada invisible profundiza en mí en pos de darme la compresión que tanto he anhelado para cada una de mis palabras, para cada una de mis acciones, para cada una de mis vehemencias.
a huir de lo conocido y de mí mismo para encontrar nuevos senderos, nuevos caminos, nuevas rutas que satisfagan mis vehemencias por conocer otros paisajes, otros recintos, otros lugares.
¿Cuántos otros han deseado poseer enormes riquezas para satisfacer cada una de sus ambiciones? Pienso que muy pocos han dejado a un lado sus vehemencias para vagar por los senderos sin deseos...
Su rostro, forrado de ilusiones, de esperanzas y de vehemencias, tenía siempre una sonrisa para todos, una palabra de aliento, un gesto de comprensión lo mismo para el que lo estimaba como para aquél que lo ofendía.
Pero el juicio histórico imparcial no puede, sin embargo, olvidar que entraron a la forja heroica en otras circunstancias. Llevados por el impulso de la lucha ya trabada, con sus pasiones, enconos y vehemencias.
De mi núbil altivez contaminada sólo habré de germinar vehemencias por tornar las oscuras en hogueras y en flamas las cenizas olvidadas.
Como he tenido allá antaño mis aficiones a leer versos, y hasta a componerlos, recuerdo lo que dice un poeta desconocido, Luis de Vivero, del traje que gastan los enamorados: «Un jubón sin alegría, un sayo de desear y una capa de pesar que me traigo cada día...» En efecto, me había parecido notar en la cara de Artemisa, a pesar de todas las vehemencias y derretimientos que caracterizaban su estado, cierta ansiedad, cierto falso regocijo nervioso, una inquietud, que no respondía a la idea de un contento sereno y sin nubes.
Lo que os afirmo es que no lo podréis leer con tranquilidad, porque salían de aquí para allá las vehemencias, surgen de improviso las audacias expresivas.
En ellas encuentran un medio para manifestar sus vehemencias de autoafirmación y liberar así, las intensas conmociones de esta etapa del desarrollo humano.
En 2008 le fue concedido la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, como reconocimiento a su desempeño y trayectoria ejemplar. Vehemencias: Poemas de juventud (1949).
"Una crítica política abierta a todas las corrientes ideológicas, sin censuras ni conveniencias, puede ser un factor de garantía de reformas progresistas, de evolución conveniente, sin choques tempestuosos ni irresponsables vehemencias.