vejar

(redireccionado de vejado)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con vejado: vicisitudes, vejar, versos
  • all
  • verbo

Sinónimos para vejar

Sinónimos para vejar

Ejemplos ?
Otro ejemplo que no tiene paralelo, otra circunstancia: La Habana, una capital de más de un millón de habitantes, llena de riquezas, un pueblo que fue tan vejado, tan humillado y tan maltratado como la capital, durante siete años; se derrumba la tiranía, no hay policías en las calles, y se observa el orden más absoluto que se había visto nunca en la capital de la república.
Te ordeno tan pronto que bosteces y que no bosteces... Tartamudeaba un poco y parecía vejado, pues el rey daba gran importancia a que su autoridad fuese respetada.
¿Para qué he de hablar de lo que nos han dividido, de lo que nos han vejado, de lo que nos han perseguido, de lo que nos han lanzado a los unos contra los otros?
El barón de Gouraud fue uno de los generales que tomaron la iglesia de Saint-Merri, feliz con zurrar a los paisanos, que le habían vejado durante quince años, y su ardor ha sido recompensado con el cordón de la Legión de Honor.
Quiroga se fue haciendo progresivamente más cruel, empujado por la crueldad de sus enemigos -especialmente de Lamadrid quien había vejado o afrentado a los parientes más queridos de Quiroga— y por la frustración de las derrotas.
En este contexto social Woyzeck es reprimido y vejado, lo que queda patente en su relación con el Capitán, el Doctor y el Tambor Mayor: El Capitán califica a Woyzeck de "inmoral" a causa de su origen humilde.
El cadáver de Lautaro fue apaleado, vejado y desmembrado vivo durante horas, su cabeza se exhibió en la Plaza de Armas de Santiago por largo tiempo ensartada en una lanza española.
El 23 de agosto de 1966, en plena Revolución Cultural, Lao She fue citado en el Templo de Confucio de la capital china junto a otros intelectuales acusados de "derechismo". Lao She fue insultado, vejado y golpeado por los guardias rojos, primero en el Templo de Confucio, y después en una comisaría.
No obstante el hecho más destacable en su gobierno es haber roto las relaciones entre Panamá y los Estados Unidos, después de los sucesos del Día de los Mártires del 9 de enero de 1964, en donde estudiantes panameños entraron a la Zona del Canal para izar una bandera panameña en el Colegio de Balboa, pero fueron reprimidos por los estadounidenses, que habían vejado la bandera y causado 22 panameños muertos y cientos de heridos.
Ante las frecuentes persecuciones del ferrelismo y ante un pueblo vejado y burlado por la oligarquía porfirista, Rafael emigra a Guadalajara, donde continúa sus estudios de abogado y ejerce con valentía el periodismo, colaborando en el periódico La Gaceta.
El Empecinado hace lo que más puede dolerle a Trijueque: le perdona la vida y lo deja libre. Humillado y vejado por sus antiguos subordinados, el formidable y contradictorio Antón Trijueque termina por quitarse la vida.
El 6 de febrero el capitán general de Madrid, tras mantener una reunión con los generales y jefes de la guarnición, se presentó ante el ministro de la Guerra, Alcalá-Zamora para manifestarle que el Ejército se encontraba deprimido y vejado ante las campañas tendenciosas que ponen en entredicho su honor, aunque le dijo que pese a todo se mantendría fiel a los Poderes constituidos.