Ejemplos ?
¡Sí! Algún día he de volver, y para entonces, habré de hacerles la vida imposible, como ellos han hecho la mía. Ya verán... ¡Bah!
El niño se lamenta... y refunfuña... Ya verán algún día... La taberna retiemba. Los tres vestidos con elegancia contemplan el espectáculo con ojos de satisfacción...
Si el sistema de justicia de un país no está en condiciones de que se dicten condenas debido a deficiencias en la producción de pruebas testimoniales, su capacidad para abordar eficazmente los abusos ocurridos y la confianza de su pueblo en el sistema judicial se verán comprometidas.
Y otra vez lo verán desde el rico palacio y desde la pobre buhardilla, desde el bullicio de la calle y desde el erial que cruza el viajero solitario.
Hemos logrado un Digesto del Bicentenario, si bien es en el año 2011, pero hemos estado trabajando en forma muy ardua, muy tenaz, muy profunda, como nos gusta hacer a nosotros las cosas, y hemos llegado al objetivo que parecía imposible, porque yo me acuerdo de las discusiones que hemos tenido con esto cuando era legisladora, tanto en la Cámara de Diputados, estuve también en ambas Cámaras, en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores. Con lo cual, como verán, estuve de todos lados del mostrador, menos de la Justicia, me falta ser jueza, pero creo que no.
Hoy por vosotros se verán salvados, dos príncipes, si el cerco se levanta: el uno vuestro rey, al que obligados estáis a defender en pena tanta; el otro emperador, cuyos estados ronca tienen de honrarlo la garganta; más otros reyes, duques, caballeros condes y nobles propios y extranjeros.
Los separaré en dos y así los debilitaré y al mismo tiempo tendremos la ventaja de aumentar el número de los que nos sirvan: andarán derechos sostenidos solamente por dos piernas, y si después de este castigo conservan su impía audacia y no quieren estar tranquilos, los separaré de nuevo y se verán obligados andar sobre un pie solo, como los que en las fiestas en honor de Baco bailan sobre un pellejo de vino.
Y en el señor que los ministros crecieren de la que toman del señor y de los súbditos, las menguantes se verán en él y no en los ministros.
Si no, querido hijito, mi Juanito; mi amada Lupita, frutos de mi ser y de su madrecita, pregúntenles a sus amiguitos y verán lo que les responden.
Diles a todos tus hermanitos que éste es el lugar prometido dónde han de poblar y hacer la capital de su señorío, y aquí verán ensalzadas sus generaciones eternamente.
Ya verán: harán sudar a nuestros hermosos caballos en hipódromos absurdos donde correrán dando vueltas y vueltas a lo tonto para que un faraón del dinero se quede con fabulosas ganancias en estos torneos hípicos; luego explotarán nuestros ríos con maquinarias hidráulicas para generar luceros que compitan con nuestras estrellas en las noches de sus ciudades.
A partir de hoy verán esa determinación común expresada en la Declaración y el Programa de Acción que hemos aprobado y que todos nos hemos comprometido a aplicar.