verbo

(redireccionado de verbos)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con verbos: adjetivos
Ejemplos ?
Transferencias: Esta es una operación de conmutación donde se colocan las palabras que aparecen en una expresión, por otras que les correspondan al ser del mismo paradigma lingüístico, ejemplos: nombres propios: Pedro, Miguel, Ángela, Jimena: Pedro escribe su nombre; Miguel escribe su nombre; Ángela escribe su nombre, Jimena escribe su nombre; verbos: Pedro anota su nombre; Pedro corrige su nombre; Pedro dibuja su nombre; Pedro presenta su nombre.
Por eso no desespero de que los verbos presupuestar, clausurar é independizar, por los que tanto he bregado y brego, así como la locución terreno accidentado, alcancen carta de naturalización en el Léxico.
Si quieres saber vizcaíno, trueca las primeras personas en segundas, con los verbos y cátate vizcaíno, como Juancho, quitas, leguas, buenos andas vizcaíno y de rato en rato su Juangoicoá .
Dirigiose inmediatamente a casa del almirante; y el hombre de los pergaminos lo llamó hijo de cabra y vela verde, y echó verbos y gerundios, sapos y culebras por esa aristocrática boca, terminando por darle una soberana paliza al sacerdote.
En nuestra lengua tiene varios usos, y aunque entre ellos se haya numerado, así se halle frecuentemente practicado por varios Autóres, el que denote la tercéra persona del singular en el tiempo presente del verbo Haber, así en el significado de tener, como en el de ser auxiliar de otros muchos verbos, diciendo aquel a; trayendo el verbo Haber su origen del Latino Habére, no hay motivo para semejante uso, porque en todos tiempos se debe escribir con H, diciendo Yo voy, tu vas, aquel va .
Dar a una estanza solamente pueden seis versos, con las voces diferentes, que sin ninguna trabazón proceden. Son al fin de los versos convenientes dos sílabas, de nombres sustantivos y aquí los verbos son impertinentes.
particularmente los verbos..., son los más creídos..., con los adjetivos se puede hacer lo que se quiera, pero no con los verbos..., sin embargo, ¡yo me las arreglo para tenérselas tiesas a todos ellos!
Y en Castilla los curiales no dicen "hacien" por "hacian", ni "comien" por "comian", y assí en todos los otros verbos que son de esta conjugacion; ni dicen "albaceha", ni "almutacen", ni "atayforico", (3) ni otras palabras moriscas con que los toledanos ensucian y ofuscan la polideza y claridad de la lengua castellana.
Gra- tísima sorpresa tuve, pues, cuando, transcurridos siete años, llegó á mis manos la última edición del Diccionario, y en- contré en ella casi la mitad de los vocablos por mí patrocinados, figurando entre ellos los verbos dictaminar y tramitar en de- fensa de los cuales agoté mi escaso verbo.
Siem­ pre vivimos tirándonos chinitas los unos a los otros por el mal empleo de verbos, sustantivos, adjetivos y artículos, y por las distracciones de concor­ dancia.
Recursividades repetibles, cacofónicas, aunque sean otros nombres; otros rostros sustantivos; otros labios verbos; otros ojos adjetivos; aunque se huya… la historia vuelve a retejerse torbellino cíclico, caracol infinito, hoyo negro, espiral clausura del abismo donde somos inercia de las mismas huellas que se recalzan que se reciclan dialécticas antidialécticas uniéndose a contrarios; matizando saltos opuestos en lucha, pero al decurso estructura igual… aunque aparente otra; esqueletos de siempre con distintas carnes de amores que se penetran penetrándose en los penes que entran con otros que se vacían en variables de vacías vaginas.
¡Porque en España matan, otros matan al niño, a su juguete que se para, a la madre Rosenda esplendorosa, al viejo Adán que hablaba en alta voz con su caballo y al perro que dormía en la escalera. Matan al libro, tiran a sus verbos auxiliares, a su indefensa página primera!