Ejemplos ?
Y como á veces es preciso que también la poesía hable al espíritu, y poesía, y muy sublime, hay en el Sermón de la moiüaña no creo fuera de oportunidad recordar el fragmento pertinente de la clásica traducción en verso, que los niños repiten de coro en las aulas municipales de Venezuela.
Alberto nos retrató con magistral ligereza á todos en ese soneto; y si algo hay en él exclusivamente suyo es el último verso, por lo culto de la galantería que expresa.
Empecé por este himno al dios cuya fiesta se celebraba, pero en seguida reflexioné que para ser verdaderamente poeta no basta hacer discursos en verso, sino que es preciso inventar ficciones, y no ocurriéndoseme ninguna recurrí a las fábulas de Esopo y versifiqué las primeras que me acudieron a la memoria.
No tan jodidos tus lomos abres si tú no haces alguna tontería. Por lo cual, lo que tengas de bueno o malo, dinos a nos: quiero a ti y a tus amores al cielo llamar con agradable verso.
unto con el presente número aparecerán dos libros nuevos de nuestra editorial, uno de verso y otro de prosa, de nuestros queridos compañeros Alfredo M.
San Martín fue en la guerra, de aquella estirpe inmortal de los héroes descritos como nadie por Guerra Junqueiro en la hondura de un verso: “Héroes de frente tranquila, ojos que alumbran, boca que manda” .
Cuando se han fatigado con vino y orgías, cuando ya la noche se les acaba el pleno de la diversión, cuando ya los placeres, metidos en el cuerpo con más cantidad de la que cabe en su pobreza, les comienzan a supurar, entonces los malditos se exclaman como aquél verso de Virgilio: (Hablaba de la última noche antes del saqueo de Troya) Todas las noches de los lujuriosos se pasan entre falsas delectaciones, y cada una como si fuese la última; pero aquella alegría que corresponde a los dioses y a sus seguidores, no sufre interrupción ni acabamiento.
Tienes mucha razón, Sócrates. VERSO XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXx Porque hemos convenido en que es muy posible que el que haya sentido una cosa, es decir, que la ha visto, oído o percibido por cualquiera de sus sentidos, piense a propósito de ella en otra que ha olvidado y con la cual la percibida tiene alguna relación aunque no se le parezca.
Ni lo que fué me angustia, ni el porvenir me espanta: no sé más que hacer versos; y porque más no sé, mientras que en pie me tenga con voz en la garganta, mis verso a mi Patria y a Dios consagraré.
Donde dice bandera ponga usted estandarte.— Exceleniisimo seflor (se atrevió á argüir el mocito palangana), como estandarte no es consonante de bandera, va á resultar que no resulta verso.
n una ciudad de Francia, cuyo nombre nos estorba para el verso, por ser bárbaro para nuestra lengua armónica; de una de sus viejas casas, sita en una calle angosta, a un miserable aposento que con las buhardillas toca, es donde, aunque nos humille, la austera verdad histórica nos lleva de la leyenda hilvanada en estas hojas.
Al regresar, la Secretaría de Educación Pública le pide que haga el Sexto libro de “Rosas de la Infancia”. Ya para entonces se habían publicado diversas obras de ella, tanto en verso como en prosa.