vidente

(redireccionado de videntes)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con videntes: videncia
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para vidente

pitonisa

Sinónimos para vidente

Ejemplos ?
La tradición eterna es lo que deben buscar los videntes de todo pueblo, para elevarse á la luz, haciendo conciente en ellos lo que en el pueblo es inconciente, para guiarle así mejor.
Las que se efectúen para no videntes y otras personas discapacitadas; siempre que éstas puedan asistir a la comunicación en forma gratuita y ninguno de los participantes reciba una retribución específica por su intervención en el acto.
Fue entonces cuando subiéndose a sus naves comunales de prodigiosos remos cuánti-cos, abandonaron el planeta de su origen y no escucharon las súplicas videntes, hechas por la gran maga, magna mater de todos, de reconsi-derar sus herejías.
Le miró como el desterrado mira de lejos a su patria; con la mirada del mártir que dirige al cielo sus ojos videntes, capaces de penetrar en él durante el suplicio.
Télemo entre tanto, habiendo bajado hasta el siciliano Etna, 770 Télemo, el Eurímida, a quien ningún ave había engañado, al terrible Polifemo se acerca y: “Esa luz, que única en la mitad de tu frente llevas, te la arrebatará a ti”, dijo, “Ulises.” Se rio y: “Oh de los videntes el más estúpido, te engañas”, dice.
ante la presencia de cientos o miles de testigos (según las fuentes) que intentaron sustraer a las videntes del trance mediante pinchazos de aguja, quemaduras o golpes.
Para la práctica de las mancias, casi todos los grupos humanos han recurrido a personas revestidas de alguna cualidad de corte sacerdotal o de algún otro modo iniciática o especial ("poseer don", etc), desde los hechiceros neolíticos a nuestros modernos videntes telefónicos.
Pudo haber existido además una clase de "videntes" o "profetas", los Strabo, de una palabra celta cuyo significado significa "inspirado" o "extático".
Aparecen por primera vez en La Comunidad del Anillo, primer tomo de El Señor de los Anillos y tras la muerte de Tolkien se publicó un ensayo llamado «Las palantiri» dentro de la obra Cuentos inconclusos en que se profundiza en detalles de su origen, naturaleza y funcionamiento. A menudo también son llamadas «las piedras videntes».
Los billetes son del mismo alto, pero de diferente ancho, con el fin de ayudar a las personas no videntes o con problemas de visión.
Pero su buena fama en los pueblos franceses se vio truncada cuando se descubrieron las atrocidades que había cometido con centenares de niños y niñas en una corte formada por brujos, alquimistas, videntes y adoradores del Diablo.
Finalmente, durante una visita a Portugal para la beatificación de los videntes Francisco y Jacinta (Lucía estaba todavía viva), el papa Juan Pablo II anunció por medio de su secretario de Estado, el cardenal Ángelo Sodano, que había decidido hacer público el texto del tercer misterio.